El aprendizaje más importante

Antes incluso de comenzar con la creación de la Escuela de tiempo libre, en una jornada de formación para monitores, configuré una asignatura intentando resumir lo esencial, de manera práctica y con casos reales, para el día a día de un monitor de tiempo libre, llamando a esta Abc del monitor.

Después fui perfeccionando la asignatura, ampliando el temario y los casos prácticos, y solía empezar diciendo a los alumnos que les iba a comentar lo más útil para ser monitores, el aprendizaje más importante antes de enfrentarse a esta tarea. Y lo hacía con el siguiente discurso:

Nada de lo que aprendáis en este curso, ni lo que os puedan decir fuera, o leer en cualquier libro, (tampoco en este blog), o podáis adquirir con ninguna titulación, os va a servir de nada si no os conocéis realmente a vosotros mismos, si no sois verdaderos maestros de vosotros mismos.

Un monitor de tiempo libre no solo debe tener un buen desarrollo físico y cognitivo, sino también un equilibrio psíquico y emocional. La suerte es que todas estas cosas pueden entrenarse.

De nada sirve ser un monitor fantástico, poder estar activo en las actividades, saber muchas canciones, o talleres, tener habilidades,…. Si luego, en un momento de estrés, ante una respuesta inesperada, le dices a un niño << cállate o te rajo el cuello >> (caso real).

Si no te conoces, no sabes todas tus posibles respuestas y si estas son coherentes. Si no estás equilibrado, patinarás. Si no tienes la “cabeza bien amueblada”, como se dice comúnmente, no podrás encontrar el mueble que necesitas durante una urgencia. Pues los imprevistos son eso, imprevistos, y cuando el estrés aprieta, tiras de lo que tienes. Y tú, ¿qué tienes….?

Por eso hay que conocerse bien, pero bien y a fondo. Y esto implica vivir nuevas experiencias. Si no sales de tu zona de confort, si te dejas arrastrar por la rutina, solo te conoces en esos ámbitos, no te conoces más allá de esos límites.

Antes, o durante, la difícil tarea de ser monitor de tiempo libre, recuerda forzar siempre tus límites para conocerte, para alimentar tu ser, para aprender lo verdaderamente importante: ser maestro de ti mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s