Juego nocturno: La llama

Ambientación: La llama sagrada que alumbra al mundo y alimenta a los dioses del bien, ha sido robada por los dioses de la oscuridad. Sus secuaces oscuros la mantienen oculta en el bosque, y sólo los más valientes serán capaces de encontrarla, y devolver así la luz a la humanidad. 

Objetivo: Gana el jugador, o el equipo, que logre más puntos. Se consiguen puntos encontrando bien la llama, bien a los “secuaces o dioses de la oscuridad”.  Por defecto, supongamos que contamos con 5 de estos personajes. En tal caso, encontrar a uno supondrá sumar 5 puntos, mientras que encontrar la llama supondrá sumar 15 puntos. 

Preparación: Elaboraremos una llama hecha de cartulina u otros. La escondemos en el marcó de juego, que puede ser tan grande como queramos, dependiendo del tiempo que queramos jugar, y del número de personajes disponibles. Cada personaje deberá ir con ropas oscuras y llevar consigo una linterna. El árbitro necesitará un reloj y un Silbato. 

Desarrollo: 

El juego empieza cuando el árbitro da la salida con el Silbato, y acaba igualmente con una señal acústica específica tras la cual, todo el mundo deberá volver a la zona de salida. El juego finaliza cuando acaba el tiempo propuesto, o cuando alguien o algún equipo encuentra La llama. 

Nada más comenzar el juego, los jugadores deben buscar en la oscuridad, sin linterna alguna, a los personajes de la oscuridad. Algunos estarán mejor escondidos que otros. Para facilitar esta búsqueda el árbitro desde la zona de salida pitará cada cierto tiempo. El pitido indica a los personajes que deben mostrar brevemente su posición, encendiendo su linterna. 

Cuando alguien encuentra a un personaje, suma x puntos, y continúa buscando. 

En el momento en que un personaje es encontrado, este se coloca de pie y enciende su linterna ya para siempre. Se convierte en un faro. 

Puesto que encontrar un trozo de cartón en un marco muy amplio en la oscuridad, es muy difícil, he aquí la pista (creciente) que obtienen los jugadores: todos los personajes están escondidos dispuestos en forma de círculo, cuyo centro es el lugar exacto donde la llama está escondida. Un personaje pillado, que se ha convertido en faro, se acercará muy poco a poco al lugar donde se encuentra la llama, estrechándose el círculo conforme el juego avanza. Este acercamiento debe hacerse progresivo, acorde con el tiempo de juego que se va a realizar, y dejando siempre un margen mínimo (entre diez y veinte metros, siempre más, cuantos más jugadores sean). 

Variante: Precisamente en el estreno de este juego, las características del marco no permitían hacer una circunferencia tomando por centro el lugar donde queríamos esconder la llama. Por este motivo optamos por realizar una equis mediante el escondite de los personajes, siendo el punto donde se cortan las dos líneas el lugar exacto de escondite de la llama. 

Además de todos los aportes inmersos en un juego nocturno, este potencia la necesidad de estar atentos a más de un objetivo estratégico a la vez. No basta con correr a localizar personajes, y por supuesto que tampoco sirve de nada buscar sin rumbo la llama. Es importantísimo para la estrategia de este juego la visualización espacial, localizar personajes para sumar puntos pero, a la vez, estar atento a los personajes pillados, es decir, a los faros, para intentar reconocer en qué zona exacta puede estar la llama. 

Un comentario en “Juego nocturno: La llama”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s