Comunicación como Unión I

Ayer sábado estuve dando una formación titulada Comunicación como herramienta de unión, una pequeña actividad formativa destinada al trabajo con grupos de personas, tanto participantes en una actividad de tiempo libre como con tus propios compañeros del equipo de monitores o con un grupo de trabajo,….

Han sido pinceladas en una formación de tres horas acerca del proceso comunicativo, puesto que si consideramos la comunicación como una herramienta, debemos conocer sus características; acerca de la gestión de grupos y el trabajo en equipo; y sobre la creación de vínculo o creación del tejido emocional dentro de un grupo de personas.

Con la idea de compartir algunas de las ideas trabajadas en esta actividad, quisiera realizar una serie de entradas con las mismas, esperando que sirvan y que puedan ser también un punto de debate en este blog de educación y tiempo libre, y empezando por este post en el que vamos a ver las tres claves que daba al inicio, sobre qué hacer siempre al inicio de cualquier actividad (esta formación no podía ser menos): Bienvenida, presentación y normas.

Definimos actividad de tiempo libre como aquello que se da entre una presentación y una evaluación. No es actividad sino tiene un inicio y un final bien marcados. No es necesario que sean grandes ceremonias o procesos evaluativos inmensos para ser considerados como “inicio” y “final”, pero sí tiene que haber algo que haga de comienzo y algo que cierre la actividad.

Por eso debemos comenzar siempre con un inicio que, aunque podamos hablar de otros elementos también, yo siempre suelo tener en mente tres muy importantes que, según el tipo de actividad, serán uno más largo que los otros dos, e igualmente podremos cambiarlos de orden según lo veamos necesario.

Pues bien, hablamos por un lado de Bienvenida. Esto significa también “dar por comenzada la actividad” (uno de los pasos del lanzamiento de una actividad). Es una forma de recibir a los participantes no a un lugar físico, sino a un lugar abstracto que es el marco de la actividad que se va a desarrollar. Por esa misma razón, debemos conocer a dónde estamos llegando. Esto quiere decir que presentamos la actividad: qué es exactamente la actividad, cómo se llama, qué va a durar, dónde la vamos a desarrollar, qué cosas vamos a hacer durante la actividad, con qué materiales, quiénes (aquí ya avanzamos la segunda parte),…. Todo lo que veamos necesario, que puede ser más, o no, o un simple “bienvenidos”.

Es fundamental otro elemento de este inicio de actividad como es presentarnos. Incluso cuando creamos que nos conocen, hay que presentarse. Lanzar una actividad y que los participantes no te conozcan, es un fallo grave. Pero además, personalmente siempre busco que se presente el grupo al completo, incluso si son muchos, aunque sea con una ronda de nombres. En el caso de una formación, siempre es bueno decir algo de tu experiencia pasada, académica o profesional, para que los participantes sepan por dónde te pueden preguntar más, y van a obtener mejor contenido con el que trabajar. También es recomendable en este tipo de actividades preguntar a los participantes por su experiencia pasada, para así adaptar la formación un poco en el caso de que sea posible. También podemos unir esta presentación a una dinámica de confianza que ponga ya cualidades de cada uno al servicio del grupo al completo.

Y como tercer elemento, las normas. Aunque puedan ser básicas, no hay que darlas por sabidas, porque la información que no queda clara, no puede luego reclamarse. No vale tampoco pensar en el “todos somos libres, que cada uno haga lo que quiera”, porque ciertamente somos libres de asistir o no a una actividad con sus normas, a un grupo que quiere funcionar de una forma concreta, de cara a alcanzar unos objetivos concretos. Por eso es el grupo el que debe conocer las normas, modificarlas, proponerlas, pero sobre todo, entenderlas para poder cumplirlas. Las normas cierran la presentación de la actividad, nos expresan ya cómo se va a desempeñar esta.

Este inicio traza un arco con lo que será el final de la actividad, cuando terminemos la actividad presentada, nos despidamos de quienes hemos conocido y evaluemos cómo ha salido todo, si se cumplieron los objetivos, y si funcionó la metodología propuesta.

4 comentarios en “Comunicación como Unión I”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s