Comunicación como unión II

“La ausencia de comunicación, es ausencia de grupo….” Esta frase es un buen resumen de lo que es esta formación sobre la comunicación como herramienta de unión, porque cuando hablamos de unión, hablamos de grupo, de equipo, de comunidad,…. de un conjunto de personas, sí, pero algo más, esa definición quedaría escueta, porque no hablamos de grupo como una forma de empaquetar, como sí haríamos con objetos (un grupo de bolígrafos). Quizás no se use tanto esta fórmula, al menos con ese ejemplo, pero la RAE sí nos habla de “pluralidad de seres o cosas”, o incluso de “conjunto de elementos químicos” en otra de sus acepciones.

Un grupo de personas en su amplio sentido de la palabra dice mucho más que su expresión cuantitativa. Podemos definir los grupos sociales como un “conjunto de individuos que se identifican con otros e interactúan en formas estructuradas de manera informal que se fundamenta en las normas, metas y valores que ellos comparten de forma implícita” (Light, 1991). Pero además en cualquier enciclopedia o manual de sociología encontramos un listado de características sobre lo que debe ser un grupo humano.

Y digo “debe” porque a veces nos olvidamos de ello, lo cual nos frustra:  en la fugacidad de nuestros días de hoy, creemos que para formar parte de un grupo basta con que alguien te invite o te agregue. Y sin embargo, solo conectamos con un grupo humano si aceptamos (y no nos contradecimos) una serie de rasgos. Veamos algunos:

  • Percepción: Cada miembro percibe la misma esencia de lo que el grupo es y significa, o dicho en otras palabras (salvando los procesos subjetivos de cada individuo): cada miembro comparte un concepto que se presenta como común sobre lo que el grupo es y significa.
  • Objetivo común: El grupo comparte la esencia de lo que es y significa, y la dirección a la que se dirigen, o las metas comunes que, claro está, han de ponerse sobre la mesa, durante un proceso de comunicación, en presencia de todos sus miembros.
  • Interdependencia: Para alcanzar los objetivos comunes del grupo que hemos definido, dependemos los unos de los otros. Dentro de un grupo dependemos de los demás para realizar las tareas, en mayor o menor medida, pero siempre contra el concepto de desmembración: no depender del grupo es no ser parte del grupo.
  • Interacción social, o dicho en otras palabras: comunicación, comunicación y comunicación.

Estos conceptos son la base de cualquier trabajo con personas humanas, y el concepto de grupo constituye sin duda una regla que se debe tener en cuenta a la hora de plantear cualquier teoría pedagógica.

Dar importancia a estas características es conseguir que todos sean “parte del grupo y no grupo aparte“, como dice el chascarrillo. Estos rasgos nos hablan de la unión, del vínculo. Y ciertamente, esto es lo único importante en el trabajo con personas.

El vínculo, o el tejido emocional, o la conexión grupal, es como una construcción sobre la que estamos constantemente trabajando para que sea firme, robusta, grande. Que puede quebrarse, pero también puede restaurarse. En gestión de grupos, en tiempo libre o en gestión docente, el vínculo permite estar en conexión con el grupo, recoger lo que gusta y lo que no gusta, y trabajar para mejorarlo, proponer los objetivos y las normas y que sean aceptados, resolver conflictos, mediar,…. siempre que mantenemos el vínculo estable, podemos construir, o podemos arreglar las fisuras del edificio, o del tejido. Perder el vínculo es perder la habilidad para proponer, recoger o mediar.

Es tan importante el vínculo que perderlo puede suponer no poder avanzar en nada con un grupo o, si el grupo avanza, es a base de golpes de remo, o por pura desidia de la desidia. Sin vínculo, estás fuera del grupo. En animación sociocultural, por ejemplo, hablaba siempre en la formación para monitores, cuando definía conceptos, que la actuación del animador sociocultural es siempre desde dentro del grupo. Un monitor de tiempo libre, y también los docentes, deben ser parte del grupo, aunque tengan otro rol, por supuesto, pero forman parte de este, con todas sus características. Ser parte del grupo y mantener unido el vínculo es más importante incluso que la actividad a lanzar o la materia a impartir pues, sin vínculo, cuesta llevar la actividad a buen puerto, y será más difícil lograr un aprendizaje significativo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s