Improvisando actividades

“La anticipación lo es todo….” En la pre-actividad hay que elaborar los “previstos”, que han de ser el 95 % de toda la acción que se desarrolle en la actividad. Un previsto puede ser también cómo actuar en caso de que el plan A no funcione. Por eso, prever todos los posibles escenarios nos adelanta una respuesta para cada momento y situación. No es creerse adivinos, ni vampiros negativistas (los que te chupan la alegría, las ganas, la iniciativa) que se ponen siempre en lo malo. Es ser previsores: no pasa nada por visualizar qué hacer en caso de que suceda esto, o lo otro. Al contrario: nos evita una situación de estado de shock, de incertidumbre, y nos convierte en resolutivos.

Con la experiencia logras que en cada vez más actividades no tengas que pasar por un proceso de pre-actividad para consolidar los “previstos” (e imprevistos), sino que asimilas tanto el funcionamiento de una actividad que, sin un repaso previo, puedes mediarla para que esta ruede sola (en realidad sí que haces una pre-actividad, pues esta siempre debe existir, pero muy rápidamente). Suele pasarle a todos por ejemplo con un juego sencillo como pueda ser un pañuelito (aunque hay quien cree acordarse y, por no hacer ese mínimo proceso de pre-actividad, tiene que ir corrigiendo las normas durante el juego, lo cual resulta frustrante para el árbitro y los jugadores).

Quería hacer esa introducción sobre la importancia de programar, para continuar hablando sobre las necesidades también de ser flexible y saber adaptarse a distintas situaciones, espacios y participantes. El análisis de la realidad (descripción detallada del grupo de participantes, para conocer sus necesidades que determinen los objetivos de la actividad, pero también todas sus posibles respuestas) no se da solo en la pre-actividad, sino que como buenos comunicadores, debemos manejar constantemente la retroalimentación (o feedback, palabra inglesa que no sé cómo aparece en todas las asignaturas, en todas las materias), y analizar al grupo in situ (trabajamos siempre desde dentro del grupo).

Un profesional de la animación, un docente o un monitor de tiempo libre debe ser perfectamente capaz de realizar una actividad al mismo tiempo que percibe su alrededor como un ente que le informa sobre los siguientes pasos. Y a la vez estar atento a la hora. Y a la vez, ser consciente del material. Y a la vez, y a la vez….

La idea de esta entrada como introducción, y de las siguientes que me dispongo a elaborar en la misma línea, es compartir algunos trucos para improvisar actividades, que consisten en definiciones de conceptos que combinados crean actividades lúdicas para situar en una programación. Durante el campamento en Londres tuvimos que montar grandes actividades sobre la marcha, debido a las dificultades logísticas, y algunas de las ideas que comparto a continuación fueron de gran ayuda.

Lo hago en diferentes entradas, puesto que voy a aprovechar para extender los conceptos y definiciones que he podido ir recopilando a lo largo de mi experiencia, y que suelo manejar para facilitar explicaciones, creación de nuevas actividades, y lo anteriormente dicho. Y una vez conocido el concepto continuaré con esos trucos, o actividades, o herramientas para utilizar durante nuestro ejercicio en tiempo libre, animación sociocultural o también para dinámicas y otras actividades en el ámbito docente.

 

2 comentarios en “Improvisando actividades”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s