Comunicación como unión V

Dentro de las definiciones y características de la comunicación, nos hemos dejado atrás un concepto que creo de vital entendimiento para manejar este proceso de forma adecuada. De cara a la comunicación interna, hay que saber distinguir entre comunicación sincrónica y comunicación asincrónica.

En esta formación sobre el proceso de la comunicación como herramienta de unión, prestamos especial atención a estos conceptos asíncrono y de sincronía debido a que la comunicación interna actual en la mayoría de grupos sociales se ha desequilibrado hacia uno de los dos aspectos, quizás por desconocimiento o por uso incorrecto de las TIC, o por simple costumbre adquirida, pero no llegamos a diferenciar entre lo que es una comunicación rápida y directa, y una comunicación de respuesta postergada.

Hablamos pues de comunicación sincrónica como aquella que realizamos con un interlocutor que mantiene un ritmo socialmente lógico y aceptado de recepción – emisión, siendo ambos emisores y receptores, donde la comunicación fluye y se actualiza instantáneamente, permitiéndose así llegar más claramente a la idea transmitida.

El la comunicación sincrónica, el emisor constata en la retroalimentación que su mensaje ha llegado, se ha codificado, se ha generado una idea en el receptor y este ha generado una respuesta la cual emite instantáneamente.

Por otro lado, la comunicación asincrónica es aquella que se presenta de manera diferida: el emisor emite pero no recibe instantáneamente una respuesta, ni puede constatar hasta que esta se produzca que el receptor recibió el mensaje. Pero aun cuando sepa que lo ha recibido, no puede constatar instantáneamente que lo haya comprendido, o que haya generado una respuesta. Hay que recordar que todos estos términos son partes de un proceso complejo, aunque a veces los acometamos en cuestión de segundos.

Ampliando el temario, añadir los conceptos de comunicación sincrónica completa, formada por una comunicación verbal y no verbal (una conversación en persona), y comunicación sincrónica no completa, en la cual no interviene la comunicación no verbal (una conversación por teléfono).

Y los conceptos de comunicación asincrónica corta, cuando el tiempo de espera puede ser pequeño (un e-mail), y comunicación asincrónica larga, en la que los tiempos de espera de respuesta pueden ser grandes (una carta postal).

El problema surge, y de aquí la importancia de detenernos en estos aspectos durante la formación sobre comunicación, cuando tratamos una herramienta de comunicación asincrónica como es la que se da en las aplicaciones de mensajería instantánea de los móviles, como si de una comunicación sincrónica fuese. Pero no lo es.

Las aplicaciones de mensajería instantánea son comunicación asincrónica pues, por muy rápido que quieras responder, el emisor nunca obtiene un feedback de la calidad de una comunicación sincrónica real como es hablar con alguien en persona o por teléfono. Aunque puedas confirmar que le llegó a la otra persona, esto no te indica realmente si el receptor asimiló el mensaje, se formó una idea en la cabeza, y si ha generado o no una respuesta. Quizás tan solo lo vio, pero no avanzó en el proceso. Y aunque podamos contestar en cuestión de segundos, sería de cara a una única respuesta, y no a toda una conversación y, mucho menos, a todo un proceso.

Durante esta formación en comunicación interna debatíamos qué tipo de comunicación es este tipo de tecnologías, aceptando finalmente que sí habría una posibilidad de ser considerada sincrónica: solo en el caso de estar todos conectados y 100% atentos al discurso, a la conversación, sin atender a ningún otro estímulo.

Pero no, mayoritariamente este tipo de aplicaciones deben ser consideradas como comunicación asincrónica. Además de comunicación escrita y por lo tanto, se les debe dar un uso en base a ello:

  • Al ser asincrónica, no puedes exigir una pronta respuesta, y que esta haya sido generada con un nivel alto de comprensión-expresión.
  • Como decíamos, hay que distinguir entre ver, leer, comprender, generar una idea, formular una respuesta, responder. Si requieres un proceso más limpio, usa comunicación sincrónica.
  • Además, siendo texto escrito, tenemos que ser muy comprensibles si existen faltas de entendimiento del mensaje.
  • Y por supuesto, debe quedar bien claro: la entonación con la que tú lees no existe (es texto escrito), la estás añadiendo tú.

A veces, y sin saber siquiera la diferencia, utilizamos las aplicaciones de mensajería instantánea con fines informativos, que no comunicativos. En tales casos, no se espera una respuesta que, a fin de cuentas, desplaza de la línea de tiempo el mensaje inicial: para un mensaje como pueda ser “la reunión es a las 17.00 h.” no precisa mil mensajes seguidos de “vale”, “ok”, “llegaré un poco tarde”, “recibido”,….

Y siguiento también esta línea, un mensaje instantáneo principalmente informativo no requiere una respuesta comunicativa cortés al nivel de la comunicación sincrónica en persona. O dicho en otras palabras: un simple “ok” no debería ser descortés, no sería socialmente obligatorio poner un “oook” seguido de un emoticono de besito, y un corazón.

Pero claro, eso ya es terreno pantanoso que pertenece al ámbito de lo cultural, y no es de extrañar que con el tiempo haya que estudiar formas sociales del buen uso mediante mensajería instantánea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s