Taller de estrellas I

La estrella más brillante

Aunque quede muy bonito decir que “eres tú”, en realidad la estrella más brillante que se puede observar desde el planeta Tierra es…. el sol, por supuesto. Esto es una pregunta trampa para realizar por la noche durante un taller de estrellas.

Pero antes de seguir con más chascarrillos, he de adelantar en la primera entrada de esta temática que un taller de estrellas es quizás una de las mejores actividades que se pueden realizar en tiempo libreanimación sociocultural, especialmente durante un campamento, y muy especialmente si se trata de un campamento al aire libre o con cierta temática que gire en torno a la naturaleza (de hecho, deberían ser así todos, pues un campamento en plena naturaleza, es doble campamento).

Y también, por qué no, en cualquier otro tipo de actividades. Aprender a leer un cielo estrellado supone sin lugar a dudas un antes y un después, es casi como aprender a leer: pasas de ver siempre puntitos cuando miras arriba, pensando que se reparten sin ton ni son, a ver sin problemas (ni mucha dificultad dedicándole algo de tiempo) estrellas y constelaciones sencillas, pero además: descubres cómo cambia el cielo según qué estación, o hasta saber qué hora es por la posición que tenga una de las figuras en el cielo.

Por supuesto que un taller de estrellas se disfruta por quintuplicado en un ambiente libre de contaminación lumínica, pero también en una actividad urbana podemos plantear algo interesante, y localizar la estrella más brillante, por ejemplo, podría ser una buena idea con la que empezar.

Quitando al sol, y a los planetas, el punto de luz más intenso que podemos ver desde la Tierra (en ambos hemisferios) es la estrella conocida como Sirio, que es la estrella principal (alfa) de la constelación del perro (Canis Major). Encontramos en nuestro firmamento dos constelaciones, el perro mayor y el menor, que acompañan a la grande y famosa constelación de Orión.

Esta estrella, así como las constelaciones cercanas, se ven tan solo en invierno (y parte de las estaciones pegadas a esta). Es más, se decía en la antigüedad que Sirio se marchaba a ayudar al sol para dar calor a la Tierra, y por eso desaparecía en verano.

Uno de los posibles orígenes etimológicos de Sirio es “la que brilla de muchos colores”, y razón no le falta: si la observáis, vais a quedar sorprendidos viendo como parpadea, brillando alternativamente con varios colores diferentes, blanco, azul, rojo…. Pues en realidad este punto de luz no está formado por una única estrella.

¿Cómo localizar para contemplar la estrella Sirio o Alfa Canis Majoris?

Seguramente sí reconozcas el cinturón de Orión, que podrás ver si miras dentro de un arco muy inclinado hacia el sur, trazado entre el este y el oeste. Son tres estrellas muy juntitas y brillantes. Si trazas una línea imaginaria que una estas tres, y disparas dicha línea lo más recto posible en dirección hacia abajo, o mejor dicho, hacia el firmamento, toparás con una estrella muy brillante y sorprendente: esta es Sirio.

Siempre es bonito destacar en un taller de estrellas el hecho de que vemos el pasado de las estrellas. En concreto con Sirio, la luz que nos llega de esta estrella salió de allí donde está hace ocho coma seis años, es decir, que si ahora mismo desapareciese, nos enteraríamos dentro de ocho años y medio. Lo que vemos ahora, en realidad, es su pasado.

sirio

(Stellarium)

Un comentario en “Taller de estrellas I”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s