Campamentos y micro sociedad

El campamento constituye una pequeña sociedad autosuficiente, aislados los participantes durante un tiempo de sus sociedades de origen, y muchas de las cosas que estamos aprendiendo van encaminadas precisamente a conseguir esa autosuficiencia, a saber movilizar a este pequeño grupo social y resolver los conflictos que se produzcan.

Nuestra misión es proteger esta pequeña sociedad, y garantizar que los objetivos propuestos se den en todos sus miembros.

En el campo de las emociones solemos observar como dentro del campamento, de nuestra micro sociedad, estas se ven amplificadas. La convivencia entre los participantes, la rápida e inevitable confianza compartida, las fricciones en el día a día,…. provocan que los sentimientos afloren con mayor facilidad.

En la micro sociedad que se crea en una actividad de tiempo libre como es el campamento, los sentimientos se ven magnificados, de tal forma que lo que nos parece bonito puede pasar a maravilloso, y el que nos cae simplemente bien pasa a convertirse en nuestro amigo del alma.

Igual ocurre con los aspectos negativos del campamento. Un problemas por ejemplo puede pasar de ser una simpleza sin importancia, a convertirse en un gran problema que debe ser solucionado de inmediato, ya sea porque el roce se intensifica en espacios tan reducidos, o porque se va formando una bola de nieve que, cuidado, puede ser difícil de parar si actuamos tarde.

El monitor nunca debe entrar en ese juego de magnificar, al contrario: debe restar importancia a los problemas que, generalmente, son de sencilla solución. No ignorarlos, por supuesto, ya que a veces se nos escapan cosas importante por pensar que no son nada, pero sí tener buen ojo clínico y, sobre todo, restarle importancia rápido, aunque seguidamente nos pongamos a mediar la solución.

Los participantes, sobre todo los pequeños, o los que no estén acostumbrado a este tipo de actividad como es un campamento, se pueden ver arrastrados por estos sentimientos, y por un funcionamiento del día a día que no llegan a entender.

La mejor forma de combatir esto es mediante una buena programación, tal y como comentaba en la anterior entrada sobre ritmo en un campamento, que nos marque el ritmo del día a día al cual se acostumbren, y marque las normas básicas de convivencia de nuestra pequeña sociedad, unas normas que deben entender y comprender todos para que sean óptimas: debe ser algo que salga de todos, y que entiendan.

2 comentarios en “Campamentos y micro sociedad”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s