Taller de estrellas II

Triángulo de verano

Es conocido como triángulo de verano la combinación de tres de las estrellas más brillantes que se pueden ver durante las primeras horas de oscuridad justo en lo alto de nuestras cabezas durante la estación de verano.

Depende de la hora pero, lo más seguro es que la que veas justo en lo alto de tu cabeza, o ligeramente hacia el este o noreste, sea la estrella conocida como Vega, de la constelación de la Lira, que se encuentra a 25 años luz de distancia de la tierra. Esto quiere decir que la luz que vemos hoy salió de Vega hace 25 años. Esta constelación, justo al lado de su estrella brillante Vega, forma una especie de rombo junto con otras cuatro estrellas, mucho menos brillantes.

La siguiente estrella que encontrarás que sí es más brillante, en esa dirección hacia el este o noreste, es Deneb, de la constelación del Cisne o también llamada Cruz del norte, puesto que sus estrellas forman una cruz. Dicha cruz, mucho más grande que el rombo de Lira, es más o menos fácil de reconocer en el cielo estrellado, y además se encuentra dentro de la Vía láctea. La estrella Deneb se encuentra a 2.600 años luz. Ahí al lado.

Cerraríamos el triángulo de verano con una estrella que se encuentra más cercana al horizonte que Vega, cayendo hacia el este o sureste, y que se trata de Altair, estrella a 17 años luz. Forma parte de la constelación del Águila. Junto a Altair puede verse otra estrella más o menos brillante, por lo que ayuda a distinguirla de Vega y Deneb. Esta constelación forma también una especie de cruz, pero quebrada, o como si se curvase.

No obstante no serían estas tres las estrellas de mayor brillo del cielo de verano (descontando a los planetas), sino que nos estamos dejando atrás a Arturo, que estaría por delante de Vega en cuanto a intensidad percibida. Y la podemos ver también en esta estación.

¿Queréis verla? Nada más fácil si encontráis la constelación de la osa mayor o el carro, o el cazo, que podéis ver al norte. Esta constelación está formada por un rectángulo del cual parte “una cola” formada por estrellas, una línea que se curva y que parece ser la cola de esta gran osa. Pues bien, si continuas por el cielo el dibujo que realiza la cola, visualizando imaginariamente la proyección de esta, manteniendo la curvatura y la caída hacia el horizonte, llegarás hasta una estrella muy brillante, es decir, hasta Arturo.

Calma chicha

¡Tormenta a la vista! ¿Cuál? La que precede a la calma chicha. Tras una parada técnica (causa: campamentos) en La invención del fuego, comienza un nuevo empujón a este blog de educación y tiempo libre. ¿Te apuntas a seguirlo?

Espero poder compartir las cuentas pendientes que había anunciado en anteriores entradas sobre educación y también sobre tiempo libre, tales como la clasificación para actividades de tiempo libre, algunos juegos y dinámicas que he creado durante actividades concretas y que ya había prometido compartir por aquí, más teoría sobre animación sociocultural, orientada también a la coordinación directores de actividades, y por supuesto entradas con teorías pedagógicas muy interesantes que he podido aprender recientemente, y que voy a intentar plasmar e ilustrar en la invención del fuego.

Una de las cosas que quiero trabajar en este blog de tiempo libre y educación es la participación: Algunas de las entradas que comparto aquí vienen de peticiones que me hacen otro monitoresdocentes, ya sea por alguna dinámica o juego realizados a medida para un momento concreto, o alguna técnica o herramienta o recursos para el aula o para un campamento u otro tipo de actividad.

Y por ello quisiera ampliar dicha participación a todo aquel lector que quiera tanto pedir o preguntar por algún tipo de actividad para el tiempo libre o algún recurso para el aula, como aquellos que queráis comentar sobre cómo os fue con una técnica o actividad aquí descrita, o también dar paso al debate en torno a alguna teoría pedagógica, o del tiempo libre o sobre cualquier otro aspecto.

En la misma línea, quiero ampliar dando paso a colaboraciones que espero puedan aportar tanto o más a los objetivos de este blog sobre educación y tiempo libre. Una de estas será sin duda una nueva línea en torno a unas de las dinámicas de grupo más enriquecedoras como son los videoforum.

Por otro lado, sigo tratando de darle forma al estilo de este portal sobre educación formal y no formal, de ahí que siga presentando entradas de distinto tipo. Como pasa siempre con todas las ideas: de lo inicial, hasta que acaba teniendo forma, hay un gran camino. Así que a caminar toca.

En cualquier caso, espero que desde este blog de tiempo libre y educación pueda seguir compartiendo parte de mi experiencia como monitor de tiempo libre, enlazándola con la actualidad pedagógica y del ámbito de la educación, y que cualquier recurso, herramienta o estrategia aquí compartida pueda servir tanto para monitores como para docentes en su labor diaria en el aula.

Y como no puede ser de otra forma, aprovecho también la ocasión para agradecer el camino recorrido hasta ahora, y a todos los que estáis leyendo y compartiendo esta Invención del fuego.

Intimidad física e intelectual

Todo individuo tiene derecho a la propiedad e intimidad personal, y por supuesto también dentro de la micro sociedad que es el campamento tal y como explicaba en las anteriores entradas sobre campamentosactividades de tiempo libre. 

Para empezar es fundamental que los participantes tengan cierto tiempo en el cual puedan ser ellos mismos, y hacer lo que prefieran hacer. Es decir, tiempo libre, o tiempo de “ausencia de actividad”. Así como el monitor no debe estar las 24 h. del día dando respuestas y solventando quehaceres, el acampado no debe aplicar todo su esfuerzo psíquico en actividades mediadas por el equipo de monitores: necesitan descansar de las instrucciones de estos, presentes hasta en la actividad o dinámica más sencilla.

Por otro lado, los espacios físicos en este sentido también son importantes. El participante debe sentir como suyos su cuarto, su baño, incluso el campamento en conjunto: su hogar durante unos días. Y debe entender que mientras utilice las instalaciones correctamente, no se le molestará en estas. Con esto me refiero a que, si realmente siente que es su hogar, tarea que buscaremos, deberá cuidarlo, mientras que si no lo cuida, no puede ser su hogar. El uso correcto de las instalaciones permite la libertad de uso y, de esta forma, podrá sentir el acampado que, por ejemplo, su dormitorio, es suyo, y de sus compañeros, y mientras lo utilicen como ha de utilizarse un dormitorio, seguirá siendo suyo, como en su propia casa.

Hay que tener cuidado también con los objetos y materiales que los participantes traen de su casa: son de ellos, y no hay por qué utilizarlos sin su consentimiento, salvo que, por supuesto, su uso indebido conlleve una infracción. Esto que parece una obviedad por desgracia no es así en todos los ámbitos del tiempo libre puesto que, como comentaba en alguna otra entrada de pedagogía del tiempo libre, estamos ante una ciencia muy joven y con muy poca teoría. En más de una actividad he visto como los monitores veían normal (generalmente la idea viene de una costumbre pasada) coger sin consentimiento ropa de los acampados para disfrazarse de ellos. No solo me parece algo totalmente incorrecto sino que además, puede acarrear a la actividad o a esos monitores un problema bastante serio más adelante.

Y recuerda que no porque se lleve haciendo algo mucho tiempo, y no haya pasado nada, quiere decir que se esté haciendo ese algo de manera correcta y/o profesional.

Seguir leyendo Intimidad física e intelectual