Hundir la flota a globos de agua

Guerra de agua con globos de agua a partir del tradicional juego de mesa llamado Hundir la flota.

Dos campos, dos equipos equitativos. Cada equipo ha de formar barcos de cuatro, tres, dos y/o un jugadores, dependiendo del número final de participantes. Los barcos se sitúan dentro del marco de juego, en el campo correspondiente a cada equipo, unidos por los brazos. Y no se pueden mover, o serán eliminados.

Gana el equipo que elimine a todos los jugadores contrarios, a todos los barcos del otro campo, en esta guerra de agua.

Para eliminar a un participante, o pieza del barco, lanzamos de manera bombeada desde un campo hacia el otro campo, un globo de agua por turno, un turno cada equipo. Si el lanzamiento impacta en un jugador, el barco es tocado, o tocado y hundido.

Los jugadores que dejan de formar parte de los barcos, se convierten en bombarderos, es decir: lanzan los globos de agua.

Los primeros globos de agua los puede lanzar el árbitro, o un jugador liberado, que comience como bombardero.

Esta es una idea sencilla y con múltiples posibilidades y variaciones, para hacer una guerra de agua con globos de agua de manera reglada.

Una virtud del juego es que, aunque a todos los participantes les encante tirar globos de agua, más les gustará ganar el juego y, para ello, deben permanecer inmóviles como barcos, para no ser eliminados.

Una vez acabado el juego o una ronda, se puede plantear uno o varios lanzamientos bombeados y libres de un equipo contra los barcos del otro, que ahora quizás sí que se puedan desplazar por su zona limitada del marco de este hundir la flota viviente.