Dime con qué andas, y te diré cómo creces

Una vez, cuando era muy pequeño, me explicaron que el cuerpo humano se adapta enormemente a su entorno más inmediato, hasta puntos insospechados.

Y lo hacían con un ejemplo que se me ha quedado grabado a fuego en la memoria: si llevásemos todo el día, desde pequeños, unos patines en los pies, posiblemente nuestros brazos crecerían más largo de lo normal.

Quizás es un ejemplo algo exagerado, o pueda ser cierto pasadas generaciones (que ni mencionar el dolor de pies que una vida en patines puede acarrear).

Pero cierto es que nuestro entorno nos influye enormemente.

Ya lo advertía el filósofo Ortega y Gasset al hablar de que “yo soy yo, y mis circunstancias”, pero también en el ámbito de la Pedagogía, Paulo Freire habla de las personas que nos rodean como “no-yoes” que conforman nuestro yo.

Es decir: no solo los patines pueden transformar nuestro ser persona. También quienes nos rodean a diario, y esto es una enorme responsabilidad: ¿qué huella dejamos en los demás?

Y no solo las personas que nos rodean (nota mental: si quieres una vida positiva, rodéate de gente positiva).

Los distintos entornos, objetos, experiencias…. influyen en nuestra vida, y mucho más con los más pequeños de la casa.

Conforme crecemos, nos convertimos, en mayor o en menor medida, en lo que nos rodea.

Quizás por ello sea tan interesante la frase de San Agustín de Hipona que dice “si quieres conocer a una persona, no le preguntes lo que piensa sino lo que ama”.

Por supuesto que esto que comento no es algo determinista, no tiene por qué. Pero sí es importante, hablando de educación, entenderlo para comprender mejor algunos aspectos que hay a quien le parecen inexplicables.

Seguir leyendo Dime con qué andas, y te diré cómo creces

Dinámica concienciación internet

Hay una asignatura en Primaria llamada Cultura Digital que busca, además del desarrollo de las competencias digitales, concienciar sobre el buen uso de las nuevas tecnologías y de internet.

Esta es una dinámica de grupo para una clase de Primaria en dicha asignatura, para ese objetivo de concienciación, aunque puede ser utilizada en otros áreas o niveles educativos.

Para comenzar la dinámica es importante entrar en ambiente, ponernos en situación, y por lo tanto lo que vamos a hacer es pedir a toda la clase es que cerremos los ojos.

Vamos a acudir a nuestro mundo interior, a nuestro yo interior porque vamos a reclamar algo de ahí dentro que tenemos que destacar primeramente, para después extraer.

Eso que queremos que los alumnos localicen, lo pediremos lo último. Vamos a pedir antes otras cosas para ahondar un poco, y no irnos a por lo primero que se nos ocurra, si no que vamos a buscar con tranquilidad en nuestro ser persona.

Esto es importante y forma parte de las caráctecrísticas de las dinámicas de grupo, tal y como explicaba en una entrada anterior, las cuales si las dominamos podremos crear y manejar bien estas actividades propias del Tiempo Libre, pero muy interesantes para la educación formal.

Entonces, vamos a hacer varias preguntas que cada alumno va a reflexionar con los ojos cerrados, tratando de visualizarlas.

Preguntas como por ejemplo: qué es lo primero que has hecho esta mañana, que hice ayer, cómo te has sentido, cuál es tu mayor virtud, qué es aquello que más te gusta, qué cosas no te gustan, qué te gusta en los demás, qué saben los demás de ti, cómo eres, cómo te defines, cuáles son tus cualidades y, dentro de esa forma de ser, qué cosas conocen los demás de ti.

Es entonces cuando empezamos a introducir lo que queremos pedir para esta dinámica de grupo.

Primero pedimos que ahonden y busquen algo que los demás no saben de uno mismo, qué cosas no saben los demás de ti.

Vamos a buscar esas cosas que nadie más sabe, o que a lo mejor solo saben algunas personas. Y aquí introducimos ya la palabra secreto, la cual seguiremos utilizando durante la dinámica en clase.

Vamos a hablar de un secreto que no sabe nadie, o que saben solo muy pocas personas, y que por tanto es algo que forma parte de nosotros, y nosotros tenemos el control sobre eso que nadie más sabe.

Continuamos explicando la dinámica:

Lo que vamos a hacer ahora es abrir los ojos y escribirlo en un trozo de papel, con mucho cuidado, tapando bien con los brazos para que nadie más lo vea.

Seguir leyendo Dinámica concienciación internet