Dinámica concienciación internet

Hay una asignatura en Primaria llamada Cultura Digital que busca, además del desarrollo de las competencias digitales, concienciar sobre el buen uso de las nuevas tecnologías y de internet.

Esta es una dinámica de grupo para una clase de Primaria en dicha asignatura, para ese objetivo de concienciación, aunque puede ser utilizada en otros áreas o niveles educativos.

Para comenzar la dinámica es importante entrar en ambiente, ponernos en situación, y por lo tanto lo que vamos a hacer es pedir a toda la clase es que cerremos los ojos.

Vamos a acudir a nuestro mundo interior, a nuestro yo interior porque vamos a reclamar algo de ahí dentro que tenemos que destacar primeramente, para después extraer.

Eso que queremos que los alumnos localicen, lo pediremos lo último. Vamos a pedir antes otras cosas para ahondar un poco, y no irnos a por lo primero que se nos ocurra, si no que vamos a buscar con tranquilidad en nuestro ser persona.

Esto es importante y forma parte de las caráctecrísticas de las dinámicas de grupo, tal y como explicaba en una entrada anterior, las cuales si las dominamos podremos crear y manejar bien estas actividades propias del Tiempo Libre, pero muy interesantes para la educación formal.

Entonces, vamos a hacer varias preguntas que cada alumno va a reflexionar con los ojos cerrados, tratando de visualizarlas.

Preguntas como por ejemplo: qué es lo primero que has hecho esta mañana, que hice ayer, cómo te has sentido, cuál es tu mayor virtud, qué es aquello que más te gusta, qué cosas no te gustan, qué te gusta en los demás, qué saben los demás de ti, cómo eres, cómo te defines, cuáles son tus cualidades y, dentro de esa forma de ser, qué cosas conocen los demás de ti.

Es entonces cuando empezamos a introducir lo que queremos pedir para esta dinámica de grupo.

Primero pedimos que ahonden y busquen algo que los demás no saben de uno mismo, qué cosas no saben los demás de ti.

Vamos a buscar esas cosas que nadie más sabe, o que a lo mejor solo saben algunas personas. Y aquí introducimos ya la palabra secreto, la cual seguiremos utilizando durante la dinámica en clase.

Vamos a hablar de un secreto que no sabe nadie, o que saben solo muy pocas personas, y que por tanto es algo que forma parte de nosotros, y nosotros tenemos el control sobre eso que nadie más sabe.

Continuamos explicando la dinámica:

Lo que vamos a hacer ahora es abrir los ojos y escribirlo en un trozo de papel, con mucho cuidado, tapando bien con los brazos para que nadie más lo vea.

Vamos a insistir mucho en que lo que estamos escribiendo no lo puede leer nadie y por lo tanto, tapamos muy bien y escribimos ese secreto que nadie más conoce.

Para que lo hagan bien vamos a dar la seguridad a toda la clase, y la tranquilidad, de que no lo vamos a leerlo, y entonces vamos a terminar escribiendo verdaderamente un secreto, algo que no queremos compartir.

Seguramente haya quien lo haga bien, y quien escriba otra cosa que no tenga nada que ver con la dinámica de grupo, pero vamos a intentar centrarnos en el mensaje, para que realmente cale, sirviéndonos de aquellos que están siguiéndonos en esta actividad en el aula.

Una vez que lo escribimos rápidamente pedimos que lo doblen muy bien para que nadie más lo vea, y que lo dejen delante de la mesa.

Durante el resto de la dinámica de grupo, el papel se quedará doblado en la mesa, mientras explicamos. Vamos a reflexionar sobre lo que ha sucedido:

Nos vamos hasta uno de los alumnos de la clase, y lanzamos preguntas al aire para que analicemos la situación.

Preguntamos sobre el secreto que esa persona ha escrito: ¿a quién pertenece? A la persona. ¿Y dónde está ahora mismo? Escrito en un papel. Y también, dentro de dicha persona.

Esa persona tiene el control y el poder sobre ese secreto, sobre eso que ha escrito, algo que está dentro de esa persona, y ahora también en su papel.

Ahora nos vamos a otro alumno de la clase, y le cogemos el papel. Es posible que aquí la clase empiece a ponerse nerviosa.

Ahora preguntamos: ¿quién tiene el control del secreto? La persona, pero también lo tengo yo que sujeto el papel en la mano, papel sobre el que está el secreto de esta persona pues lo ha materializado en un soporte físico, en este caso: en un papel.

Devolvemos el papel, pasamos a otra persona y repetimos la jugada. Pero ahora comenzamos a desenvolver el papel.

Debes escoger bien a este alumno, debe ser alguien de quien creamos ha escrito verdaderamente un secreto que nadie más puede ver y que, por tanto, no le gustará que se lea, y la metáfora expuesta en nuestra dinámica de grupo tendrá su efecto.

Preguntamos por esto mismo: ¿te gustaría que lo leyese? No, responderá posiblemente. Pero en cualquier caso preguntamos: ¿quién es dueño del secreto, además de la perosna del secreto? Yo, porque tengo el papel en mi mano, y puedo hacer con el papel lo que quiera.

A continuación, rompemos el papel en muchos pedazos y lo tiramos a la papelera.

Ahora, ya no tengo el poder. El soporte donde se materializó el secreto ha desaparecido, y este reside solo en la persona que es dueña del secreto, que tiene el control del mismo.

Pasemos entonces a la última fase de esta dinámica de grupo para una clase de Primaria.

Nos vamos a otro alumno, le cogemos el papel y repetimos lo mismo que hemos hecho hasta ahora. Pero damos un paso más allá: llevamos el papel a nuestra mesa, lo desenvolvemos y, sin leerlo, le hacemos una foto con el móvil.

Y ahora preguntamos: ¿además de en la persona, dónde más está este secreto ahora? Y por lo tanto, ¿quién tiene el poder y la decisión de hacer con este lo que quiera?

Y si, lo mandamos por una app de comunicación a un grupo con más personas, ¿dónde está ahora ese secreto? ¿Quién tiene el control del mismo?

¡Vamos a hacer la prueba!

Simulamos entonces que enviamos la imagen por internet y, para comprobar que efectivamente lo hemos hecho, proyectamos lo que hemos enviado.

En lugar de la foto sobre el papel que ha escrito el alumno, mostramos otro en el que se puede leer una frase la cual nos resuelva la moraleja sobre lo que acaba de pasar, y sobre los peligros de internet y la digitalización de lo que es nuestro.

Lo que subes a internet, ya no es tuyo.

Cuando realicé esta dinámica, lo hice compinchándome con este último alumno para que fingiera verdadera preocupación hacia lo que estaba pasando, y el efecto de la dinámica de grupo en clase fue total.

No obstante también se puede hacer sin utilizar a un gancho, fingiendo que haces una foto del papel, y la envías.

Por último, pediremos que rompan los papeles en los que escribieron sus secretos, consiguiendo ahora sí destruir y volver a tener control total de algo que es parte de ellos mismos.

Y como en toda dinámica de grupo, reflexionamos sobre lo ocurrido, y lo que hemos aprendido en el aula.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s