una aldea en clase

Dinámica de grupo para una clase de Primaria

Esta clase es una aldea, y todos nosotros somos aldeanos. ¿Podremos vivir en paz….?

Para ello no basta con que lo queramos, con que lo digamos, o con que el profe ponga orden: todos tenemos que poner de nuestra parte.

El hecho de que no siempre pueda haber orden en una clase no tiene por qué ser culpa de nadie, es más: no debemos focalizar nuestra atención en quién sí o quién no pone orden, sino en los porqués ya que a veces, no logramos una clase en paz porque no todos los que la integramos sabemos cómo hacerlo, o por falta de herramientas.

No todos (también adultos) sabemos qué debemos hacer en cada una de la infinidad de situaciones que pueden darse dentro de un grupo humano, y es por ello que no siempre continuamos el camino que nos proponemos recorrer. No es algo que solo les cueste a alumnos de Primaria.

Hoy os traigo una dinámica de grupo para implementar en una clase de Primaria, con el objetivo de mejorar la convivencia en la misma, y la consecución de objetivos.

Como os recuerdo con el resto de recursos de educación para el aula y el Tiempo Libre, este lo he diseñado para un entorno concreto por lo que, muy seguramente, debas adaptarlo a tu grupo o situación.

DINÁMICA DE LA ALDEA

La primera parte de la dinámica consistiría en ambientar al grupo clase como una auténtica aldea, aunque valdrían otras ambientaciones más cercanas o motivadoras.

Lo importante es que reforcemos la idea de unión y equipo, de trabajo comunitario, y de proponer unos objetivos comunes.

Por ello, continuaremos proponiendo dichos objetivos.

En el caso concreto en el que diseñé esta dinámica, existían niveles académicos muy diferentes de cara a una asignatura, y por ello les reforcé la idea no de lograr el buen transcurso de dicha asignatura para que todos pudiéramos aprender en un entorno acogedor, sino además lograr entre todos el éxito de toda la clase.

Es decir: La comprensión y buenos resultados académicos de todos los compañeros como objetivo comunitario.

La dinámica de grupo la completé con otros elementos de otras actividades que no describo aquí para poder centrarme en la dinámica de roles que explico a continuación, y que permiten un reparto de responsabilidades entre los miembros del grupo clase, buscando empoderar a los alumnos para que juntos podamos alcanzar los objetivos propuestos.

La idea consiste en repartir una serie de roles en la clase. Cada rol tendrá a su vez una responsabilidad, o un poder, el cual ha de ser puesto al servicio de los demás.

  • Alcaldesa o alcalde:

Velará por un buen ambiente dentro de la clase: positivo y acogedor. Tan solo advertirá en el caso de que abandonemos el mismo. Por lo tanto su función será, mediante algún tipo de señal (por ejemplo, levantar una banderita), advertir que el grupo clase está abandonando dicho ambiente positivo.

Si alguien grita, se desespera, se ríe o insulta a un compañero, trata con poca educación, paciencia o amabilidad…. Nuestro alcalde o alcaldesa lo hará saber, y dicha señal debe servir para que todo el grupo clase frene, pare, reflexione, y reoriente su actuación hacia una postura más amable, paciente y correcta.

  • Doctores:

Si no solo el ambiente se nos va de las manos, sino que además alguien comete alguna falta que creamos nos aleja mucho del objetivo propuesto por el grupo clase, estaremos descubriendo una herida de grupo y, por tanto, el rol del médico consistirá en apuntarla.

Ahora bien, tenemos que ser profesionales: no buscamos heridas personales, ni nada en contra del compañero, sino más bien el objetivo es detectar qué no favorece o permite avanzar al grupo clase y sus objetivos propuestos y, por tanto, cómo podemos solucionarlo.

  • Juez o jueza:

Y es entonces donde podría actuar, si fuera necesario, nuestro consejo de sabios o jueces, los cuales podrían determinar, siguiendo los objetivos y los principios igualitarios, algunas resoluciones a conflictos acontecidos.

  • Maestras y maestros:

Y por último, la profesión más importante y necesaria en nuestra aldea, pues todo en una sociedad puede ser traducido en una cuestión de educación.

La función de este rol será la más fundamental: ayudar a la clase a la consecución de los objetivos, enseñando y dando recursos y herramientas, de igual a igual.

Junto al primer rol, que permite encontrar un ambiente idóneo, este era el que más me interesaba en este grupo clase, con la idea de buscar una tutoría de iguales que equilibrase las desigualdades dentro de citada asignatura.

Por último y como toda dinámica de grupo, cerré cada semana con una reflexión en torno a cómo estábamos avanzando en los objetivos, cómo estaba funcionando la dinámica en sí y las emociones que estaban experimentando en la misma.

Son estas reflexiones las que nos marcan si realmente esta es una herramienta útil y valiosa para el grupo clase, o si necesitamos encontrar otras opciones que permitan una mejora cualitativa de todo el grupo.

Porque no basta con lograr que unos pocos aldeanos aprendamos: tenemos que conseguir superar todos nuestros objetivos como clase.

Un comentario en “una aldea en clase”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s