Mamá, me ha picado un pollo

En escena, sin llamar mucho la atención, vemos dos personajes. Uno parece estar grabando. Es el cámara. El otro, observa la escena sentado en una silla, posiblemente con gafas y gorra. Es el director/a.

Pero no nos percataremos de su presencia hasta que hablen, o quizás aparezcan más tarde.

Y el teatro comienza.

Primera toma: desganados

Una niña/o entra a escena, y se pasea. El actor parece actuar totalmente desganado.

Por el otro extremo, aparece un animal, un pollo por ejemplo. Realmente será una actor o actriz que tan solo se limita a agitar sus alas, y mueve la cabeza adelante y atrás, muy cómicamente.

Pero al igual que el resto de personajes, parece actuar muy mal, con fallos, o desganado, o aburrido.

Ambos personajes se encuentran y, entonces, el pollo pinza al niño, quien cae al suelo (falsamente), y empieza a quejarse.

  • Niño: Ay, ay, ay.

El pollo se aleja de la escena con su movimiento peculiar. El niño grita.

  • Niño: Mamá, mamá. Me ha picado un pollo.

Un nuevo personaje, la madre, o el padre, aparece en escena buscando a su hijo.

  • Madre: Dime hijo, ¿qué ha pasado!
  • Niño: Me ha picado un pollo.
  • Madre: ¿Dónde!
  • Hijo: Aquí.

El niño se señala en el brazo. La madre observa, y llama en grito.

  • Madre: Espera hijo, llamaré a la ambulancia. ¡Ambulancia! ¡Ambulancia!

Dos nuevos actores entran a escena, girando ambos el brazo sobre su cabeza.

  • Ambulancia: Ni, no, ni, no, ni, no.

Entonces, el director aparece de golpe y corta la escena, pues esta no ha salido como quería. También veremos aparecer al cámara, con una cámara o, quizás, con una claqueta.

  • Director: Corten, corten, corten. No puede ser. No están actuando con ganas. Esta escena necesita más energía, más chispa, más potencia. ¡Suéltense la melena! Vamos a repetir pero por favor, ahora, háganlo con un poco más de vidilla, de velocidad.

Los actores, desganados, vuelven a sus puestos y se preparan. También el director y el cámara, quien prepara la cámara, o quizás marque la claqueta.

En cualquier caso es importante que veamos que hay una cámara, y que el cámara la prepara y graba con esta.

  • Cámara: Mamá me ha picado un pollo, escena uno, toma dos.
  • Director: ¡Acción!

Segunda toma: A cámara rápida

Ahora, los actores tratarán de repetir exactamente lo mismo que han hecho y dicho, pero todo a cámara rápida, exagerándola de una forma cómica.

Como era de esperar, el director nuevamente para la escena.

  • Director: Corten. No puede ser, no puede ser. ¿Me están tomando el pelo? Una cosa es con más vida, y otra cosa a súper velocidad. Que no es una película para Flash. Traten de hacerlo más lento, por favor. ¡A sus puestos!

Todos vuelven a sus puestos, tanto actores como el cámara.

  • Director: ¡Acción!

Tercera toma: A cámara lenta

La escena se repite igual, pero los actores avanzan y hablan súper lento. Se pueden incluir movimientos graciosos, exagerados, y voces graves para que la escena sea más cómica.

El director, posiblemente esta vez antes, para nuevamente la escena.

  • Director: Pero vamos a ver, ni calvo ni con tres pelucas. Ni una cosa ni la otra. Algo normal, suave, básico, con tranquilidad pero con chispa, con arte, con gracia, con guasa, con alegría niño, vamos a meterle alegría. ¡Acción!
Seguir leyendo Mamá, me ha picado un pollo