Archivo de la etiqueta: distensión

Dinámica de confianza y emociones

Os presento hoy una dinámica para trabajar los objetivos de distensión, presentación y creación de grupo o confianza, mezclando ligeramente el universo de las emociones.

Como resultado, una actividad sencilla, que puede dar buenos resultados combinada con alguna otra del mismo estilo.

Realmente la dinámica de grupo que os explico a continuación no difiere mucho de las dinámicas de situación o percepción, en las que descubrimos similitudes con miembros de nuestro grupo de iguales, lo cual ayuda a fortalecer la confianza y la cohesión.

Dinámica de grupo: Tocando la Emoción

Para esta actividad, todos tendremos una pajita, o bien un papel enrollado en esta misma forma.

Nos colocaremos en círculo, mirando al centro.

Un participante saldrá al centro y, en un papel, escribirá una de las emociones básicas, enseñará el papel y dirá algo que le provoque esa emoción básica.

Por ejemplo: escribimos ira, o enfado, y decimos “a mi me enfada (mucho/poco/algo/nada) que se metan conmigo”.

O también “a mi me da miedo la oscuridad”. O “me encanta (con alegría) la pasta con tomate”….

Pues bien, una vez este participante haya formulado su frase con la emoción básica escrita en el papel, todo aquel que comparta esa frase, que también le enfade, o de miedo, o le encante lo que ha dicho quien está en el centro, deberá acercarse al centro con la pajita en la boca y tocar con el otro extremo de la pajita el folio que sostiene el participante del centro.

No se trata solo de tocar con la pajita, sino que deberán todos los que han ido al centro permanecer tocando con la pajita, que sujeta la boca, el papel del participante del centro, hasta que, una vez todos los que comparten esa frase han salido al centro y están tocando también el folio.

Es entonces cuando el monitordirector de la actividad da paso a que el siguiente pase al centro a compartir una frase con una emoción básica.

Forzamos de esta forma ese momento de cercanía (y de ingenio), sobre todo cuando son muchos los que comparten la afirmación que hace el del centro, y por lo tanto son muchos los que tienen que lograr tocar a la vez el papel de la emoción básica con la pajita que llevan en la boca, la cual tienen que dejar fija en la posición en la que la hayan puesto hasta que le toque al siguiente salir al centro del grupo.

El juego del desconocido

Hoy comparto con vosotros un juego con tintes de dinámica de grupo muy interesante, que es en realidad una adaptación para el tiempo libre de un programa que fue popular hace unos años en la televisión y que era conocido como Identity (Producción de Zeppelin en su versión española).

Este juego lo confeccioné para una actividad de tiempo libre que realicé en el año 2007 y, en concreto, buscaba un foco lúdico para una dinámica de grupo en la cual los participantes pudieran conocerse más entre sí (ya se conocían, pero buscaba que se sorprendiesen de sus propios compañeros), y que sirviese al mismo tiempo de distensión (romper el hielo) e inicio de creación de grupo.

Ciertamente lo he puesto en práctica muy pocas veces ya que no nos vale para cualquier grupo de participante ni actividad pero creo que dando con estas claves, el juego es ciertamente divertido e interesante incluso para una posterior reflexión, al estilo de las dinámicas.

Para este juego, cada participante debe pensar en dos logros, hitos, o rasgos personales que no sean conocidos por el resto de participantes, y escribirlos en un papel. Nadie puede leer lo que hemos escrito. Cada uno intentará buscar dos cosas de las que se sienta especialmente orgulloso, o que realmente sean cosas importantes o dignas de mención (aunque también podremos escribir otro tipo de ejemplos), pero que no sean conocidas por los demás.

A continuación se recogen los papeles, y el juego da comienzo: ¡Juguemos al desconocido! Cogemos el primer papel y preguntamos: ¿quién creéis que ha escrito….? Y leemos los dos logros ocultos de esta persona, para intentar dar con aquel desconocido que los ha escrito.

Cada participante escribe en un papel (o se puede hacer a mano alzada) quién cree que es dicha persona, ganando puntos por acierto.

Seguir leyendo El juego del desconocido

Dinámica Círculos concéntricos

Dinámica de grupo para presentación, distensión y confianza

Una de las mejores dinámicas de grupo que existen para la presentación y distensión es sin duda la dinámica de los círculos concéntricos, por su sencillez en formato y porque te permite un sin fin de objetivos, desde romper el hielo entre los participantes hasta que estos cojan confianza unos con otros.

Es una dinámica de grupo donde los participantes trabajan en parejas, de tú a tú, y de manera rotativa para que una mitad del grupo pueda interactuar con la otra mitad.

Este recurso para el tiempo libre, que también puede resultar bastante útil como recurso para el aula, es bastante sencillo y eficaz para el comienzo de cualquier actividad, y muy versátil pues puedes modificar los “modos de saludo” que presento a continuación según la necesidad del grupo, e inventar cualquiera que fuese necesario.

En este caso no presento una actividad original en recursos para el tiempo libre, sino que esta dinámica de grupo la conocí por primera vez en la Escuela de tiempo libre Agustinos Alicante y, desde entonces, es una de las que más he utilizado en todo tipo de actividades, por sus ventajas antes comentadas.

Vamos a ver su funcionamiento. En cuanto a la dinámica de la actividad, es bien sencilla:

Colocamos a los participantes en círculo, mirando al centro. Después, los emparejamos (deben ser pares, por lo que quizás deba participar un monitor). Una vez en parejas, uno de cada pareja se pondrá delante y el otro detrás, y se mirarán entre ellos, de tal forma que hemos formado dos círculos concéntricos.

Daremos una orden que consistirá en un “modo de saludarse”, por ejemplo: dándonos la mano y diciendo nuestro nombre. Cada pareja se saluda de esta forma y, después, daremos una palmada o haremos sonar el silbato. Ante esta señal acústica, los participantes del círculo interior rotarán hacia la izquierda un puesto, de tal forma que ahora tendrán en frente a otro participante del círculo concéntrico exterior.

Nuevamente, comunicamos un “modo de saludarse”, por ejemplo: haciendo un cruce de sevillana mientras me presento al compañero. Pasado el tiempo de saludo repetimos la señal acústica, y el círculo interior gira a la izquierda.

Podemos realizar tantos modos de saludo como queramos, y con diversos objetivos. A continuación enumero una posible secuencia, improvisada sobre la marcha, de saludos como si estuviésemos realizando ahora esta dinámica. Voy a marcar también en las primeras el objetivo que se busca con ese saludo:

  • Le decimos nuestro nombre al derecho y al revés al compañero de adelante. (Presentación).
  • Nos chocamos los puños con el de enfrente como en un combate de boxeo. (Distensión).
  • Saludamos a nuestro compañero de enfrente con el pie. (Confianza).
  • Nos presentamos con el de adelante como si fuésemos mimos (en silencio).
  • El del círculo exterior le cuenta un chiste malo al del círculo interior.
  • Saludamos diciéndole cuál es nuestro plato o comida favorita.
  • Jugamos con el compañero a un piedra, papel o tijeras. (Interés).
  • Le decimos al compañero por qué hemos venido, y qué esperamos de esta Actividad. (Evaluación inicial personal).
  • Saludamos al compañero con un choque de pechos al estilo fútbol americano.
  • Le hacemos al compañero una imitación de un famoso, y el otro debe acertar quién es.
  • El del círculo exterior le cuenta al compañero la vez que más miedo pasó.
  • Nos hacemos un saludo de esquimales (con las narices).
  • Echamos un pulso chino (agarradas las manos con los pulgares hacia arriba, tratamos de atrapar el pulgar contrario con el propio).
  • Con el compañero, celebramos eufóricamente un gol.
  • El del círculo interior le cuenta al compañero la vez que pasó más vergüenza.
  • Saludamos al compañero imitando a nuestro animal favorito.
  • Le contamos al compañero tres cosas que te gustaría hacer en esta Actividad.
  • El del círculo exterior coge en peso al del círculo interior.
  • Realizamos un saludo de mariposas (con las pestañas).
  • Nos inventamos un idioma y hablamos con el compañero con ese idioma inventado.
  • El del círculo interior comienza a cantar una canción y el del exterior debe seguirle, como sea.
  • Le contamos al compañero lo que más me gusta y lo que más odio del mundo.
  • Saludamos mediante un ataque de cosquillas.
  • Saludo al compañero bailando la macarena.
  • Me enfrento a mi compañero a una pelea de gallos (en cuclillas, dados de las manos, pierde quien caiga al suelo).

Dinámica de presentación con cartelitos

Pues, y por qué no ser repetitivos, os presento una nueva actividad para el tiempo libre, también creada para este fin de semana pasado, y también con unos cartelitos como protagonistas.

Es en principio una dinámica, con posibilidades de transformación en juego. Aunque advierto que como juego tiene sus lagunas, pues no está testado al cien por cien, ni está rodado.

Y es nuevamente una actividad para un encuentro, aunque en este caso entre dos colegios, y para edades de primaria.

Uno de los dos colegios venía de fuera, así que el de aquí realizó una manualidad para regalar a modo obsequio a los otros, consistente en un cartelito para cada uno con su nombre escrito, y algún dibujo o decoración más.

Además los cartelitos sirvieron para la actividad en cuestión: teniendo los de un colegio los cartelitos de los del otro, debían buscar el dueño del cartelito para colocárselo.

Es decir: teniendo uno el cartel de otra persona del otro colegio, debías ir uno por uno pensando quién podría ser, y colocárselo. Y para ello podías intentar todo tipo de preguntas, pero nunca la clave: ¿Cómo te llamas? O ¿por qué letra empieza/termina tu nombre?….

En la segunda fase, los que tuviesen su cartel correctamente comenzaban a conocerse en un gran círculo fuera de todo el alboroto, mientras los demás continuaban buscando a los dueños de cada cartel. Con una excepción ahora: podías pedir ayuda a cualquiera para colocar el cartel. Aunque el que ayuda no puede decir directamente de quién es el cartel, sino que solo podía contestar asintiendo o negando con la cabeza.

Como podréis imaginar, esta actividad de tiempo libre es más bien una excusa para una primera toma de contacto, para romper el hielo, para mover a los participantes, mezclarlos, y forzarles a interactuar partiendo desde igualdad de condiciones.

Dinámica Cartelitos rotativos

En este espacio compartiré actividades que he creado o modificado para alguna programación concreta. Es decir, actividades inventadas desde cero (como todo en esta vida, siguiendo patrones ya establecidos, pues “está to inventao”), o adaptaciones a actividades que ya conocía y que llevan algo de cosecha propia, pues siempre me gusta dar un giro de tuerca a lo que ya existe.

Muchas veces, como en el caso presente, simplemente junto algunos elementos de actividades que ya existen (poco valor creativo realmente, pero sí mucho oficio), algo que hago rápido porque tengo muy bien estructurado los tipos de actividad, y de fragmentos de actividad. Espero poder ir trabajando esto mismo en el blog.

Pues bien, sin más dilación me gustaría presentar el primer recurso (los próximos vendrán sin tanta palabrería, para ir directos al grano).

El pasado fin de semana estuve en una Actividad con españoles e ingleses. Configuramos en el primer día una toma de contacto con algunas actividades de presentación y distensión. Para la primera actividad planteamos una Dinámica polivalente, en varias fases, con grupos rotatorios en cada fase.

Preparación:

Elaboramos unos cartelitos para colgarse mediante un cordel de lana. Estos eran de cartulinas de tres colores distintos. Los cartelitos tenían un espacio central grande para que la persona ponga su nombre, y así poder dirigirnos a cada uno y aprendernos los nombres.

Pero también había en los cartelitos una serie de elementos que nos servirían para formar grupos aleatorios: podías tener un cartelito con un número del 1 al 5 (para formar cinco grupos), que además tuviese una forma dibujada (había cuadrados, círculos, triángulos,…. Es decir, una nueva cantidad de grupos), el mismo color del cartelito era otra forma de dividirnos (nuevamente, en grupos de x miembros, siendo x una cantidad distinta a las anteriores divisiones). Y también tenían escrito un animal, de tal forma que se buscasen los que compartían el mismo animal (y este podía estar escrito indistintamente en español como en inglés, para hacer más interesante esa fase).

Desarrollo:

Nos colgamos el cartelito, ponemos nuestro nombre y explicamos la actividad: cada vez que se forme un grupo nuevo (pues las combinaciones en cada cartelito son distintas), debemos interactuar con los miembros del grupo formado, en base a la orden que diga el director de la actividad.

Por ejemplo: comenzamos formando grupos atendiendo a la primera letra de tu nombre (los que no coincidían con nadie, un grupo mixto), y la misión consistía en presentarnos y contar algo sobre nosotros mismos.

Terminado un tiempo destinado a cumplir la misión, al azar uno de los grupos debe comentar cómo fue la misión, en este caso, presentándose los unos a los otros.

Es importante que la comunicación en los pequeños grupos ha de ser “como se pueda”, si alguien no domina el idioma del otro, por gestos, no cabe otra. Y que, a la hora de que el grupo presente qué hizo, serán los de un país los encargados de presentar a los del otro país.

Otro ejemplo de misión sería: cuenta algo cultural (sobre comida, fiestas,….) a los demás sobre tu lugar de procedencia.