Archivo de la etiqueta: el Fuego

Principio de igualdad

Si fuésemos todos iguales no podríamos aprender unos de otros, y por lo tanto no existiría la progresión. La diferencia nos permite aprender unos de otros, y progresar.

Rechazar al diferente no es más que una tumba a nuestra propia ignorancia, pues es rechazar aquello que puede hacernos crecer.

¿Acaso rechazarías a tu dedo gordo? Y, sin embargo, sin la variedad de dedos, no podrías alcanzar todas las funciones de estos. Y eso solo hablando de dedos, que podría seguir con cada parte del cuerpo.

Y así es la humanidad, un inmenso cuerpo que, cuando funciona unido, logra grandes cosas.

Es ahí donde está el problema, y la clave: hay que unirse. Y para ello nos falta mucha educación.

Educación para entender su importancia, para romper barreras, y comprender, comprender que “la unión hace la fuerza“. Y no es algo que se diga ahora: ¡si es que está ya todo inventado! ¿Por qué seguimos sin hacerle caso a esa máxima?

Todo ello resume el motivo por el cual el concepto de unión sea tan importante y necesario en el ámbito de la educación: porque necesitamos estar unidos para crecer de verdad. Y porque el mundo necesita que nos eduquemos en la importancia que tiene para los seres humanos la unión, la tolerancia, el respeto, la fraternidad,….

Cuando explico teoría sobre gestión de grupos y animación sociocultural, siempre incido en la importancia de pertenecer a un grupo para movilizar cambios en dicho grupo: desde fuera no vamos a lograr alcanzar los objetivos de la misma forma que desde dentro.

Es más: desde dentro no generamos, porque no formamos parte del grupo. Somos ajenos, desconocidos, extraños. Desunidos. Y, por lo tanto, no generamos educación.

Pues de la misma forma: sin unión, no hay lazos, sin lazos no hay vínculo, no hay conexión, no hay intercambio. No hay crecimiento. No hay educación.

Compartir la vida

Esta mañana esperaba bien temprano a alguien y, mientras lo hacía, en lugar de encerrarme en algo, o en un interior, aprovechaba para salir a observar unas vistas que, a veces, pasan desapercibidas en los quehaceres diarios. En este caso, hablo del mar, y del amanecer, que son dos auténticos privilegios.

Recordaba entonces que, no hace mucho, me habían recomendado mirar a lo lejos. En estos días que corren en los que vivimos metidos en una pantalla, estas nos pasan la factura. Lo digo por experiencia, y con los ojos bien tocados. El descanso de pantallas, de los que trabajamos con estas mucho tiempo, es fundamental.

Algo similar he explicado muchas veces cuando hablaba, en formación para monitores, de las tres “d” del que llamamos Tiempo libre sano: aquel que divierte, desarrolla y descansa, puesto que es el que verdaderamente te prepara para afrontar posteriormente la vuelta al trabajo.

Pues bien, mientras esperaba, contemplaba y descansaba la vista, me acordé de la importancia del estiramiento, algo muy recomendado para cada día, y varias veces en el día, y más después de haber acabado una temporada veraniega de campamento intensa.

Habrá quien piense que todo esto, a la vez, es lo más raro del mundo. Pero ni es raro, ni complejo y, sin embargo, es altamente beneficioso. Porque además de todo ello, de contemplar, descansar y estirar, pensaba, y repasaba mentalmente algunas reuniones y actividades que me tocaban organizar para la semana.

Y también, ya de paso, continuaba pensando en este blog de educación, y en esta entrada que quería compartir aquí.

¿Solo tenemos una vida? Pues no cabe otra que exprimirla al máximo. A todo, no da tiempo, eso tendrías que saberlo ya. Pero aún menos tiempo te queda si no exprimes cada segundo al máximo, o si te acomodas en la facilidad de una tarea, que siempre haces de la misma forma, sin explorar las múltiples posibilidades que un solo minuto te puede ofrece.

Y no hay que estar loco para poder hacerlo todo (aunque a veces, puede ayudar).

Y de todas las acciones anteriores, la más importante sin embargo, era esperar. Esperar el encuentro.

Porque si, como decía, vivimos más cuanto más aprovechamos cada día, también existe otro secreto para vivir más de una vida: compartiendo la tuya con los demás.

Los que tenemos la enorme suerte de trabajar con personas lo tenemos más que claro. El aporte recíproco que nos damos los seres humanos ensancha exponencialmente nuestra existencia.

Cuando compartes tu vida con otras personas, hay momentos en los que vives la tuya, y la de los otros, y creces, pero a lo ancho. No cumples años sino que los años, se te desbordan de vida….

Propósitos de Año Nuevo

2018 ha sido sin lugar a duda un año fantástico para la Invención del fuego puesto que ya por fin este blog de educación y tiempo libre ha cogido carrerilla tanto en constancia como en seguidores, aunque todavía nos queda mucho por crecer.

Y cada vez se va perfilando mejor el objetivo: acercar toda la ciencia del tiempo libre al ámbito de la educación, pero sin abandonar ni una ni otra, porque ambas deberían partir de la misma rama y nutrirse al compás.

Todo ello sin abandonar otras entradas que creo han sido de lo más interesante, dese recursos para el aula hasta pequeñas entradas destinadas a la formación de monitores. ¿Alguien me ayuda a proponer sugerencias de mejora? ¿Qué echáis en falta?

Cómo va a continuar esta aventura es algo que desconozco, por mucho que procure planearla. Así pues, y como propósitos para el nuevo año, he recopilado algunos consejos vistos en entradas del año anterior, tanto para docentes, como padres, como monitores y profesionales del tiempo libre y la animación sociocultural.

  1. Escuchar más. Porque lo que necesita un niño, que realmente es lo que necesitamos todos, es ser comprendido….
  2. Ser positivos. Ser constructivos. Olvidar los “siempre” y los “nunca”.
  3. Ser docentes flexibles: Lo importante está en lo que se produce, no en lo que lleves preparado.
  4. Nunca parar la formación continua.
  5. No existe mayor metodología de éxito que la de saber conectar con los demás.
  6. Reducir la producción de gurruños a nuestro alrededor: con lo que cuesta a veces respirar, ¿por qué exhalar cosas malas?
  7. Mirar más a los ojos de los demás. Cultivar la empatía. Descubrir en los demás todo un universo que desconocemos.
  8. Ante todo: coherencia. En caso de duda: jugar. Sin camino: no hay crecimiento.
  9. Seguir, pese a la tormenta. Seguir ayudando, pese a tu tormenta….
  10. Recordar siempre que el educador, como el fuego, ilumina y da calor al acercarse, pero es la persona la que tiene que prender (y aprender).

 

Tiempo libre y Educación

A más de un año de la creación de este blog sobre pedagogía y tiempo libre, acontecen a mi alrededor varios hechos que me llevan a realizar esta entrada en la que voy a comentar la importancia real que tiene una ciencia que no es ciencia, por falta de respaldo y por su juventud, como es la de la Animación sociocultural, naciendo el término allá por el año 1950 en la UNESCO, aunque los conceptos de educación no formal y la importancia de los valores del tiempo libre se han dado mucho antes de esa fecha.

Desde antes de los 50 lo que hoy conocemos como tiempo libreanimación sociocultural se ha ido nutriendo de unas herramientas, actividades y estrategias para lograr objetivos en ámbitos muy distintos como son los de la educación, la psico-sociología o la acción social. Y, sin embargo, este logro pasa hoy día casi desapercibido por lo antes comentado.

Un ejemplo de esto me lo encontraba en una formación sobre coaching team building en el cual comentaban como estas áreas habían introducido por primera vez, hablamos de la década de los noventa, actividades como juegos o las dinámicas de grupo de la sociología experimental.

¡¿Cómo que por primera vez, si el tiempo libre las lleva utilizando desde mucho antes?!

Me vino a la cabeza una anécdota de un monitor de tiempo libre al cual la empresa en la que trabajaba contrató una de estas experiencias de team building por un precio extremadamente desorbitado, y se quedó patidifuso cuando se dio cuenta de que lo que hacían eran las mismas actividades que hacemos nosotros en los campamentos.

Otro ejemplo de lo lejos que está el tiempo libre de codearse con las actuales ciencias (o como mínimo, ser reconocida como parte de una ciencia como pueda ser la pedagogía, puesto que el tiempo libre se ocupa de la educación no formal, pero educación no obstante), es cuando oigo en clase de Didáctica de la Educación física decir que bajar a un discente al patio a que diga su nombre con una rima mientras agita su cuerpo a estilo hip hop es una actividad deportiva, y por eso entra dentro del área de la Educación física

Aunque esto es ya algo personal, puesto que desde mi experiencia e intento de encontrar, después de años de formación y experiencia, una clasificación de actividades para el tiempo libre, llego a la conclusión de que una actividad de deporte no es moverse sin más, sino que los deportes tienen unas características muy concretas, de la misma forma que podemos encontrar en estas un deporte menos movido como puede ser el ajedrez.

No obstante, y actualizando lo aprendido en dicha asignatura, hoy día la Educación física no se mueve en lo meramente deportivo, sino que busca aglutinar otras áreas como la de la salud, la de la expresión corporal (actividades de animación y espectáculos) o la actividad lúdica, e incluso con herramientas como las dinámicas de grupo de cara a aspectos de integración grupal mediante actividades motrices.

Y que una gran cantidad de actividades más propias del tiempo libre y la animación sociocultural caigan en la asignatura de Educación Física se da quizás porque el resto de asignaturas buscan centrarse en la transmisión de unos contenidos, generalmente mediante una metodología tradicional, y no mediante una enseñanza a través de actividades lúdicas que faciliten una motricidad más que necesaria en el desarrollo del discente.

Si cada dos sesiones sentados, pudiésemos tener una sesión en movimiento, aprendiendo la signatura que toque en dicha sesión, quizás los objetivos de la asignatura de Educación física cambiarían radicalmente.

Porque realmente todas esas herramientas, actividades y estrategias que comentaba que posee la joven ciencia del tiempo libre podrían aplicarse en cualquiera de las asignaturas escolares: tanto para la transmisión de contenidos, ya sean conceptuales, procedimentales o actitudinales, como para la resolución de conflictos o la gestión grupal.

El tiempo libre y la animación sociocultural, asociados a la educación no formal, dan un aporte sin precedentes a la educación formal, es decir, a los colegios y los docentes.

Seguir leyendo Tiempo libre y Educación

Aprender es prender

La importancia de los nombres, así como la importancia de nuestra historia, es vital. “Llamar las cosas por su nombre”, como nos diría Alex Supertramp en “Into the wild” (2007) de Sean Penn, nos permite conocer los orígenes y la esencia de cada cosa.

Por supuesto que tú no eres tu nombre, y las cosas no son solo el nombre. El nombre es como una fotografía, y la cosa designada, toda una película.

Cada vez que invento un cuento, o una historia (también para la ambientación de los juegos), siempre me preocupo por encontrar el nombre perfecto, el nombre exacto de cada cosa.

Igualmente con este blog de educación, con el que he tenido un auténtico proceso de búsqueda de un buen nombre, uno que esté cargado de significado.

Es más, la búsqueda ha hecho que termine creando esta especie de sub apartados o secciones como son Manual Mamut, un nombre muy apegado a mi día a día como monitor, ya iremos ampliando esto más en detalle….

Y Desde el cubil, expresión que viene del universo de El libro de la Selva de Rudyard Kipling que igualmente, ya ampliaremos.

Pero el nombre central, La Invención del Fuego, viene también cargado de metáforas y significado en este blog sobre educación, pedagogía y tiempo libre.

Para empezar es un hito histórico, uno de los más importantes de la Prehistoria e incluso de la historia en su conjunto, que hace referencia a un aprendizaje, o proceso de aprendizaje:

A partir del dominio del fuego, los futuros homo sapiens sapiens comienzan a vivir ya no a expensas del designio de los dioses y con el temor a que el cielo caiga sobre sus cabezas, sino que logran dominar sus vidas, con mayor movilidad, seguridad, defensa ante la climatología, las fieras y la oscuridad.

Crear fuego no era sencillo, e incluso una vez tenían algo de luz, ese saber y aprendizaje que había logrado crear una llama, lo protegían con su propia vida.

Además dicho hito está relacionado con un aprendizaje, y con la transmisión de una enseñanza: el fuego se convirtió en un conocimiento muy preciado que debía pasar de una generación a otra.

Un conocimiento que además era la virtud de iluminar el camino, y proporcionar calor.

Porque la educación es eso también: etimológicamente, educación viene de “guiar” de “acompañar” o “sacar lo destacable, desde dentro, hacia fuera” (como una llama que se aviva).

Incluso en los momentos más oscuros, un educador debe ser capaz de proporcionar luz, de compartirla o de enseñar a hacer fuego para que el otro sea la guía y la fuente de calor.

Porque aprender es prender el pabilo que todos llevamos dentro, y basta una sola llama pequeñita para hacer un gran fuego, que devore el conocimiento.

Y enseñar es crear calor, es decir, crear vínculo entre el maestro, el guía, y el discípulo, que no es más que alguien que ya tiene dentro la habilidad de crear fuego….

De ciencias y teorías

Antes de comenzar resaltar que toda aportación, aporta. Aporta siempre y cuando sea una aportación sumativa, no negativa; dinamizadora, no dinamitadora; constructiva y analizadora, no destructiva y sin criterio.

Pero aporta. Y es importante tenerlo en cuenta. A veces se nos olvida y nos da miedo opinar, o no oímos la postura de otras personas simplemente porque “yo ya sé qué es lo que él o ella opina”. Esto de hecho pasa mucho: posicionamos a alguien en un extremo o en el otro y entonces, cualquier cosa que diga, tenga o no razón, lo mismo da, pues debo coincidir si está en mi extremo, o refutar si está en el otro.

Incluso quisiera ver cuánto tarda más de un lector en calificarme a mi en alguno de los extremos existentes. Pero no se confundan: solo los carentes de argumento clasifican a las personas en esto o en aquello, en izquierda o derecha, en blanco o negro. “Solo un Sith es tan extremista”, que diría Obi-Wan. Pero ni la vida es Barrio sésamo, ni todo es cuantitativo, ni las personas somos ecuaciones matemáticas, y no se trata de “estar contra ti” solo por no estar contigo en una, dos o tres cuestiones.

Porque además “esto es muy típico de las personas mayores. A los mayores les gustan las cifras. Cuando se les habla de un nuevo amigo, jamás preguntan sobre lo esencial del mismo” (de Saint-Exupéry, Antoine. 1943), como nos diría El Principito.

Pues bien, adentrándome más en profundidad en estas ciencias de la educación, he descubierto sorprendido que sí se da entre expertos en la materia, y más de lo que debería ser, que una postura equis se defiende a capa y espada solo porque pertenece a la teoría que uno apoya, no porque tenga razones reales para creer en dicha postura.

Personalmente pienso que no debemos encasillarnos en una teoría, o en lo que dijo fulanito, aunque sea una eminencia, o en mis creencias más profundas. Si esto es ciencia, apliquemos la ciencia. Y la ciencia tiene unas características muy concretas:

La ciencia es escéptica, provisional, relativa, autocrítica,…. Tenemos que estar abiertos a nuevas ideas, con espíritu crítico, no conformarnos con lo ya descubierto y seguir buscando, y sobre todo no rechazar cuestiones si se formulan desde al menos una razón de peso.

La ciencia es objetiva y universal, y esto quiere decir que no podemos dar por buenos conceptos que aluden a la subjetividad: yo no puedo definir un acto pedagógico como aquel que un sujeto u objeto así lo consideren, porque vendría a decir que nada o todo es un acto pedagógico, y por lo tanto, nos estancaríamos en la definición.

Y la ciencia es creativa, aperturista, curiosa y con iniciativa. Por eso no vale formular hipótesis que no son comprobadas o trabajadas en la praxis. De nada sirve crear grandes teorías pedagógicas surgidas del estudio de años y años y años sin pisar un aula, con metáforas preciosistas y discursos eufemísticos pero realmente vacíos de valores, de lo que realmente importa.

Pero adviértase para de ahora en adelante que, todo lo mencionado, no quita el hecho de estar, y espero que ustedes también, abiertos a toda aportación, postura, mención, teoría,…. Para seguir aprendiendo y colaborando, en la medida que se pueda. Pues cualquier aportación, aporta. Y por tanto tampoco, y espero que al igual que ustedes, dejaremos de aportar nuevas ideas.