Archivo de la etiqueta: resolución de conflictos

Dinámica: La guerra de los objetos compartidos

Preparación de la dinámica: Elaboramos las tarjetas de objetos y de personajes tal y como indico a continuación. Los objetos (por defecto, seis) se pondrán delante de la mesa (también es posible si los objetos son reales, no tarjetas), boca arriba.

Cada participante de la dinámica (por defecto, cinco) recibe cinco tarjetas, que coloca boca abajo para que no las pueda leer aún. Estas estarán ordenadas, de tal forma que todos destapen primero la tarjeta de la primera ronda, después segunda ronda,….

Situación / ambientación: Cada uno de los participantes va a convertirse en un personaje distinto en cada una de las cinco rondas que se van a suceder en esta dinámica. Los personajes están conectados entre sí: en una ronda podemos ser todos miembros de una familia y en otra, amigos. Todos los personajes tendrán necesidades, esto quiere decir que reclamarán alguno de los objetos que tenemos en el centro, de los cuales solo hay una unidad.

Por defecto para esta dinámica tendremos en el centro (tarjetas): un ordenador, una pelota, un libro, una guitarra, una pera y unas gafas.

Objetivo: Puesto que no es un juego, el verdadero objetivo es la reflexión posterior, y las conclusiones que saquemos de las distintas actuaciones, cómo me he sentido, cómo he reaccionado, cómo he visto a los compañeros,…. No obstante, al presentarse a modo de juego, se transmitirá el objetivo siguiente: cuando acaben las cinco rondas, tu personaje deberá poseer (tener consigo la tarjeta) aquel objeto u objetos que realmente necesite.

Desarrollo de la dinámica:

Realizaremos cinco rondas de manera similar. Tras la última, procederemos a la reflexión de la actividad.

Al inicio de cada ronda, cada jugador coge su primera carta, su primer rol, y lee su información. En las cartas aparecerá:
Rol: personaje que va a representar durante esa ronda. Es recomendable que comunique al resto del grupo quién es en esta ronda.
Requisito de interacción: Esta información no la puede desvelar directamente (leer tal cual). Consiste tan solo en una regla que sugiere (no tiene por qué obligar, aunque depende de las reflexiones finales que queramos obtener) una forma de interacción con los demás, o con alguien en concreto.
Necesidad: Qué objeto quiere este personaje. Si quiere la guitarra, se invita a este jugador a que coja la carta de guitarra del centro, y no se la ceda a nadie más. Si la carta no está en el centro, teniéndola otro jugador, deberá negociar con el mismo para conseguirla.

Cuando el moderador considere que ya se han realizado suficientes negociaciones o intercambio de argumentos dentro de la ronda, se pasa a la siguiente, procediendo de la misma forma.

Rondas y personajes:

Seguir leyendo Dinámica: La guerra de los objetos compartidos

Dinámica de la naranja

Dinámica para la resolución de conflictos

¿Qué pasaría si dos personas (o dos grupos) creen estar buscando lo mismo, una naranja, y cuando lo encuentran, solo hay una? ¿Quién debería quedarse con esta? ¿Cómo resolver la mediación para alcanzar una conclusión, un punto en común, un acercamiento? Incluso en esta dinámica podemos ver cómo se queda con la naranja el más rápido, o quizás el más fuerte. ¿No hay entonces posibilidad alguna al diálogo?

El recurso que os traigo hoy no es de creación propia ni original, en este caso quería compartir esta dinámica tan interesante que aborda de lleno el diálogo, la resolución de conflictos y la búsqueda de acercamiento, y que aunque os presente una versión utilizada en actividades de trabajo en equipo en un aula de naturaleza dedicada al ocio educativo y al team building, podéis encontrar distintas versiones de la misma en internet. Os comparto primero el concepto básico, y después posibilidades para distintas versiones.

La idea es presentar a dos participantes, o a dos grupos, una situación de conflicto que solo se resuelve mediante el diálogo, y observar y comentar después hasta qué punto han sido capaces de tener un encuentro. Como si de una película se tratase, ¡advertencia spoiler!: si quieres participar alguna vez en esta dinámica, no puedes seguir leyendo, pues para explicarla debo desvelar cosas que no conocen todos los participantes.

Pues bien, comenzamos eligiendo a dos personas. El resto del grupo pueden ser de los equipos de estos dos portavoces, o meros espectadores para analizar cómo se resuelve todo. También podemos realizar el conflicto varias veces, enfrentando a los participantes de dos en dos, mientras los demás observan.

La idea de la dinámica es que a estos dos que se van a enfrentar se les da un texto, o se les explica de voz por separado, sobre quienes son, y qué necesitan, sobre el conflicto: se les hace creer que ambos necesitan una naranja, y la necesitan entera, pero que solo existe una en el mundo. Esto hace que, cuando se les pone la naranja delante, ambos querrán cogerla rápidamente, o discutirán con grandes argumentos sobre por qué necesitan la naranja.

Sin embargo ambos discutirán con tan solo parte de la verdad, tal y como solemos hacer cuando no nos abrimos a los demás: en realidad, en el texto de la dinámica que explica qué necesitan, a uno se le dice que necesita tan solo el jugo, eso sí, entero, de la naranja, y al otro, que necesita tan solo la piel entera de la naranja.

Lo más común de esta dinámica es que no lleguen a esto pasado un tiempo (o nunca), puesto que para ellos (y en la explicación previa se pone énfasis), conseguir la naranja es de vida o muerte, e intentarán luchar por esta aferrándose a cualquier argumento, pero nunca a uno que les reduzca las posibilidades de poseer el objeto, pidiendo solo una parte, o con la desconfianza de quedarse con las sobras (puesto que desconocemos realmente qué necesidad real tiene el adversario, y quizás decir que solo necesitas una parte es excusa para quedarse la naranja entera).

La clave de esta dinámica de resolución de conflictos es el texto, que comparto a continuación y que podéis encontrar también por internet (desconozco la fuente original), que consta de dos partes: la común que explica que hay dos personas, y tan solo una naranja, y necesitas conseguirla por un asunto de vida o muerte. Y la parte diferente, que solo lee uno de los dos que se enfrentan, en la cual a un participante se le dice que necesita la piel, y al otro, que necesita el jugo. Vamos a ver un ejemplo de texto, con ambientación post apocalíptica (que nos permite potenciar la tensión y la sensación de necesidad del único objeto que queda sobre la tierra):

Dinámica de la naranja: resolución de conflictos

Seguir leyendo Dinámica de la naranja