Archivo de la etiqueta: taller

Taller de estrellas II

Triángulo de verano

Es conocido como triángulo de verano la combinación de tres de las estrellas más brillantes que se pueden ver durante las primeras horas de oscuridad justo en lo alto de nuestras cabezas durante la estación de verano.

Depende de la hora pero, lo más seguro es que la que veas justo en lo alto de tu cabeza, o ligeramente hacia el este o noreste, sea la estrella conocida como Vega, de la constelación de la Lira, que se encuentra a 25 años luz de distancia de la tierra. Esto quiere decir que la luz que vemos hoy salió de Vega hace 25 años. Esta constelación, justo al lado de su estrella brillante Vega, forma una especie de rombo junto con otras cuatro estrellas, mucho menos brillantes.

La siguiente estrella que encontrarás que sí es más brillante, en esa dirección hacia el este o noreste, es Deneb, de la constelación del Cisne o también llamada Cruz del norte, puesto que sus estrellas forman una cruz. Dicha cruz, mucho más grande que el rombo de Lira, es más o menos fácil de reconocer en el cielo estrellado, y además se encuentra dentro de la Vía láctea. La estrella Deneb se encuentra a 2.600 años luz. Ahí al lado.

Cerraríamos el triángulo de verano con una estrella que se encuentra más cercana al horizonte que Vega, cayendo hacia el este o sureste, y que se trata de Altair, estrella a 17 años luz. Forma parte de la constelación del Águila. Junto a Altair puede verse otra estrella más o menos brillante, por lo que ayuda a distinguirla de Vega y Deneb. Esta constelación forma también una especie de cruz, pero quebrada, o como si se curvase.

No obstante no serían estas tres las estrellas de mayor brillo del cielo de verano (descontando a los planetas), sino que nos estamos dejando atrás a Arturo, que estaría por delante de Vega en cuanto a intensidad percibida. Y la podemos ver también en esta estación.

¿Queréis verla? Nada más fácil si encontráis la constelación de la osa mayor o el carro, o el cazo, que podéis ver al norte. Esta constelación está formada por un rectángulo del cual parte “una cola” formada por estrellas, una línea que se curva y que parece ser la cola de esta gran osa. Pues bien, si continuas por el cielo el dibujo que realiza la cola, visualizando imaginariamente la proyección de esta, manteniendo la curvatura y la caída hacia el horizonte, llegarás hasta una estrella muy brillante, es decir, hasta Arturo.

Taller de fotografía

En esta misma semana, de campamento, he realizado un taller de fotografía muy interesante que comparto, principalmente las actividades, para quien le puedan servir.

He de decir que la parte teórica, que desarrollé rápidamente para partir de unos conceptos iniciales de cara a la práctica, no la voy a desarrollar en la entrada, tan solo la voy a mencionar. Tras una pequeña explicación de algunos de estos conceptos (pongo la gran mayoría que trabajamos, aunque dependiendo del grupo de participantes, podrás añadir más o menos), desarrollo las posibles actividades a realizar, que son el centro del taller.

CONCEPTOS DE FOTOGRAFÍA

La fotografía es luz, la cámara oscura, tipos de cámara.

Captación de la luz: Diafragma (y enfoque). Obturación (y movimiento).

Composición: Encuadre. Puntos y líneas. Peso visual (y color, rugosidad,….)

Leyes de la fotografía (dos tercios, tres tercios,….)

Tipos de planos (imagen fija: primero, segundo, tercero). Y posición de cámara (picado, contra, nadir, cenital).

ACTIVIDADES PARA REALIZAR EN UN TALLER DE FOTOGRAFÍA

El indio meditando: Con este nombre que tanta gracia le suele hacer a los niños, realmente vamos a jugar con la velocidad de obturación, y/o con el disparo en ráfaga de la cámara.
El ejercicio consiste en tratar de capturar al compañero paralizado en el aire, y una forma graciosa de hacerlo es saltando desde alto e intentando colocar una postura de meditación, con los pies cruzados como si estuvieses sentado en el suelo, las manos sobre las rodillas con el gesto de meditación, y los ojos cerrados. No es fácil, pero posible.
Si se logra capturar a la persona, sin que salga movida la imagen, da la sensación de que realmente se ha elevado mediante meditación.
Otras posibilidades es simular el vuelo en escoba voladora, con una escoba e, igualmente, mediante el salto, y coordinándonos muy bien con el fotógrafo.

Dibujando con luz: En este caso seguimos jugando con el obturador, y necesitaremos una cámara réflex (los móviles pueden hacer baja obturación, pero no todos logran una buena definición), una linterna y una habitación que pueda estar a oscuras.
Con el obturador en uno o dos segundos, o lo que fuera necesario, podemos hacer una foto en la que, durante todo ese tiempo, vamos a estar captando luz. Puesto que la habitación es oscura, en principio saldrá todo oscuro. Pero con la linterna podemos, frente a la cámara, escribir o dibujar algo, por lo que en la foto aparecerá después el trazo que hayamos realizado con la luz.

Destacando con tensión: Tal y como explicamos al inicio del taller de fotografía, la vista tenderá a irse a un punto dentro de la imagen, y seguir un movimiento natural que, si rompemos, crearemos tensión. Vamos a jugar pues con el movimiento de los ojos y con la tensión o equilibrio de la imagen, a partir de los elementos que provocan peso visual, tales como líneas, los ojos, puntos de fuga, colores,….
Por ejemplo, podemos poner en línea varias personas y una de estas estará de espaldas, o con gafas de sol. Vemos así la importancia de los ojos en cuanto a peso visual se refiere. O también podemos hacer fotos de un grupo de personas de blanco corriendo (para jugar con tres planos) persiguiendo a uno vestido de rojo, o viceversa, o situar al de rojo en un extremo y luego en otro, y analizar después qué sucede con cada una de estas imágenes.

El efecto hobbit: Famosas son las películas de El señor de los anillos, y famosos sus efectos especiales. Lo que no conoce mucha gente es que hay un efecto que es bastante asequible, y que podemos realizar con imagen fija.
Hablamos del juego de los tres planos, situando un elemento en tercer plano y otro en primer plano pero que, haciendo coincidir ambos, parezcan que están en el mismo plano, de tal manera que el que realmente está en el tercero parezca más chico de lo que es, o que el más cercano parezca más grande de lo que es.
En concreto en esta semana jugamos con unos neumáticos, dando la sensación de que eran casi rosquillas, o neumáticos de juguetes, al situarlos más lejos de lo que aparentan en la imagen, al hacer coincidir la mano de la persona en primer plano, con el neumático que está al fondo.
O también podemos coger a alguien con la palma de la mano, con los dedos, u otros efectos muy divertidos, tal y como hacen con la Torre de Pisa, pero siendo más originales.

Jugando con los espejos: Los espejos dan muchísimo juego. Por ejemplo, podemos buscar crear el infinito con dos espejos, o podemos reflejar un móvil que está haciendo una foto a un espejo, en un espejo.
También podemos sujetar, en un espacio simétrico como pueda ser un pasillo, o en un espacio más o menos uniforme de naturaleza, un espejo con nuestras manos, de tal forma que parezca que lo que el espejo refleja es en realidad la parte de atrás de la persona y, por lo tanto, de la sensación de que porta un objeto que le convierte en invisible.
O también podemos ponernos el espejo en la cara haciendo coincidir el mismo con la cara de otro compañero, buscando hacer una especie de cambio muy gracioso.

Photocall: No podía faltar esta palabra tan de moda, y podemos montar dos ideas, o un photocall propiamente dicho, es decir, un espacio con un fondo concreto, ambientado en algo o con algún texto, donde nos hagamos fotos frente al mismo, para que todas las imágenes salgan con el mismo fondo. También, como en los eventos y fiestas de hoy día, podemos tener disfraces junto al mismo.
O si contamos con algún programa que nos permita hacer un efecto de chroma key, podemos montar un espacio con tela verde u otra (vigilando sombras) en el cual hacernos fotografías que después editemos para cambiarles el fondo, y así poder visitar países extranjeros, otras épocas, conocer a famosos,….

Concurso de fotografía: Por último y, con todo lo visto, podemos proponer en un tiempo delimitado lograr la fotografía más bonita que logremos, con o sin temática. O en lugar de la más bonita, podemos buscar la más insólita, la más difícil de capturar (jugando con motivos en movimiento, o también sumando puntos si le haces una foto al otro equipo mientras concursa, sin que se den cuenta), o la más artística, o la que más tensión provoque,…. Cualquier posibilidad es buena. ¿Preparados para el desafío?

 

Manualidades y talleres con globos

Voy a compartir un juego que va a requerir el uso de globos de tres formas distintas, mediante unas previas manualidades que podemos realizar también con el grupo que tengamos: una de globoflexia que en realidad no es más que un inflado y atado; una que es un clásico en tiempo libre y encontraréis en cualquier sitio mil formas de hacerla, como son las bolas para malabares; y una última que es muy interesante por su resultado y una genial combinación con la manualidad de malabares como veréis, y que pude encontrar en un libro sobre juguetes reciclados.

Pues para empezar, para inflar globos de globoflexia es siempre recomendable el uso del inflador, se desaconseja intentarlo con la boca. Antes de inflarlo, estira el globo un par de veces. A la hora de hacer figuras, aunque no es el caso, una de las pautas más importantes es conocer el porcentaje de inflado del globo, ya que cada figura necesitará una cantidad de aire diferente. Pues bien, en este caso inflaremos un 90 ó 95 % y le haremos un nudo. Vamos a crear un aro, para ello lo más sencillo es unir las puntas a distancia de un dedo de cada extremo y apretamos con un dedo ambos puntos a la vez, vaciando el aire de esas zonas concretas, y giramos ambas puntas para que se líen una con la otra.

Para fabricar bolas de malabares necesitaremos globos normales, papel transparente de cocina, harina y/o arroz y tijeras. Primeramente cortaremos la boquilla del globo. ¡No tires las boquillas! Sin papel transparente, podríamos probar metiendo directamente la harina o el arroz en el globo con una cuchara, aunque quedan bolas más pequeñas. Por lo que una buena opción es usar el papel transparente para echar en este un montoncito de harina, se le puede echar algo de arroz o viceversa, según se desee la bola, y cerramos el papel transparente con el contenido dentro. Al rededor de la bola que hemos creado, le envolvemos uno de los globos con la boquilla cortada. Sobre este, otro. Y así hasta colocarle 3, 4 ó 5, los que consideremos oportuno para que quede la bola bien cerrada.

Por último, podemos fabricar una bola loca o bola saltarina con las boquillas que nos han sobrado de la anterior manualidad, lo cual resulta una manualidad de lo más sencilla y divertida. Las bolas locas o saltarinas se comercializaron hace tiempo y eran pelotas pequeñas de goma muy compacta que saltaban y botaban como ninguna. Para este taller, tan solo cogeremos la primera boquilla del globo y, doblándola, le colocaremos una segunda boquilla encima. Estas dos las rodearemos con una tercera boquilla. Y así sucesivamente, colocando una boquilla sobre otra, creando una pequeña pelotita. Y no es necesario utilizar muchas boquillas para que ya sea una autentica bola botadora, con la misma cantidad que globos has usado para realizar tus tres bolas de malabares, unas doce boquillas, valdría.